Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

La marca Holanda se renueva y ahora será NL Netherlands

Países Bajos, nombre del país, protagoniza el nuevo logotipo oficial para que la innovación y modernidad desbanquen a los tradicionales molinos, quesos y tulipanes

Nuevo logo de Países Bajos (arriba) y el antiguo.
Nuevo logo de Países Bajos (arriba) y el antiguo.

La marca Holanda cambia de piel y recupera Países Bajos, el nombre oficial del país. Tras año y medio de colaboración entre entidades públicas y privadas, auspiciadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores, NL Netherlands (en inglés) y en mayúsculas, es el nuevo logotipo que pretende reflejar en el exterior la innovación y pujanza económica nacionales y sustituirá al toponímico Holland, usado hasta ahora. Según el equipo de expertos que lo ha ideado, es la expresión de una sociedad innovadora, mientras que Holland se asocia a la tradición, molinos, quesos y tulipanes incluidos. Por otro lado, las embajadas y consulados siempre han utilizado Países Bajos, porque Holanda del Norte y del Sur son solo dos de las 12 provincias nacionales. De modo que tomar la parte por el todo no era de recibo, a pesar de su uso extendido. La Oficina Nacional de Turismo, que se promociona ahora con el nombre Holland, analizará cómo adaptar el nuevo distintivo, en vigor a partir de este 1 de enero.

La mudanza del nombre intenta promocionar a los Países Bajos como un lugar moderno, que es además la economía más competitiva de la UE y la cuarta del mundo, según el Foro Económico Mundial. “Tendremos que saber explicarnos, porque Holanda y holandeses se usa con frecuencia fuera, y lo entendemos, pero a escala nacional es otra cosa. Un vecino de Brabante o de Frisia no es holandés, sino neerlandés, como el resto de los habitantes, y eso también es importante. Por otro lado, sabemos que en España, Francia e Italia, se utiliza más Holanda que Países Bajos para evitar confusiones. En el caso español, porque el segundo suele asociarse a los antiguos territorios de los Países Bajos de la época de Felipe II, que abarcaban, entre otros, hasta la actual Luxemburgo. O al Benelux mismo, en su conjunto. Es un reto adicional que debemos afrontar para que esta operación de renovación de la marca tenga éxito”, señalan a EL PAÍS portavoces de Exteriores.

La Oficina Nacional de Turismo, a la que se accede ahora a través de la dirección de web Holland. com, tiene una tarea adicional. Su logo es un tulipán seguido de la palabra Holland, y en el nuevo, las mayúsculas NL tienen un tulipán sutilmente esbozado entre ambas letras. Se mantiene el color naranja de siempre, y en la mayoría de los casos el nombre Netherlands acompañará a las dos iniciales. “Evaluaremos las consecuencias para nosotros derivadas de la transformación”, indican sus responsables, en conversación telefónica. “El debate que ha desembocado en la marca remozada se inició hace unos cinco años, y encargaremos un estudio para ver cómo manejar este nuevo símbolo desde el punto de vista corporativo”. En Asuntos Exteriores subrayan que “usaremos también Holanda, pero queremos ser vistos en el mundo como un lugar de vanguardia e innovación y no ser recordados solo por lo tradicional: quesos, molinos, canales o tulipanes”.

Tradicional, pero también muy atractivo para el turista. Y de ahí el periodo de estudio anunciado por la Oficina del sector. Un país puntero y eficaz puede atraer inversiones que favorecen la economía nacional, pero la Holanda de siempre, por así llamarla, llevó al país en 2018 a 19 millones de turistas, 1,2 millones más que el año anterior, según la Oficina Central de Estadística. Una alegría para la oficina turística y también un quebradero de cabeza, porque la mayoría se concentra en Ámsterdam, que en 2018 registró el 33% del total de pernoctaciones del país, dice el Ayuntamiento. La idea es repartirlos por el país, para que vean lo mucho que ofrece. En Asuntos Exteriores no confirman el coste del diseño, pero Sigrid Kaag, la secretaria de Estado de Comercio, ha indicado que “200.000 euros es una cifra razonable para un logotipo, y ningún país trabaja con los mismos de hace 40 o 50 años”. NL Netherlands, con su tulipán casi elíptico, es la fórmula en la que confía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información