Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Pena de prisión para un informático que programaba errores para justificar su trabajo

Un tribunal de EE UU condena a un técnico que durante años engañó a Siemens generando fallos para luego corregirlos

chapuzas informatico
Un hombre programa en un ordenador.

David Tinley, un informático de 62 años que trabajaba para la compañía Siemens en Pensilvania (EE UU) insertó durante dos años un código malicioso en un programa de hojas de cálculo que provocaba que el software diera fallos al cabo de un tiempo. La empresa, que desconocía el origen del error, lo requería para que lo solucionase. La estratagema justificaba el trabajo del técnico, pero ahora le ha salido cara: un tribunal federal lo condenó el pasado día 16 a seis meses de prisión y a pagar una indemnización de 7.500 dólares (6.768 euros) por causar daño aposta a su empresa.

Tinley había sido contratado por la compañía alemana para crear hojas de cálculo automatizadas que la empresa utilizaba para gestionar peticiones de clientes, según recoge Business Insider. Pero en el proceso de automatización Tinley escondió "bombas lógicas", código malicioso oculto que se ejecuta cuando se cumple determinada condición, como por ejemplo cuando se llega a una fecha determinada. El código hacía aparecer mensajes de error y distorsionaba el tamaño de las pestañas en la pantalla.

Cuando aparecían los errores, la compañía requería a Tinley, que los solucionaba momentáneamente posponiendo la fecha en la que el código tenía que activarse. Cuando esa nueva fecha se cumplía, los errores programados volvían a aparecer y de nuevo se le pedía al informático que los reparase.

Según el tribunal, Tinley, que trabajaba en la compañía desde principios de la década de los 2000, comenzó a insertar las bombas lógicas en 2014. Su treta se descubrió en mayo de 2016, mientras estaba de vacaciones. El error apareció y los responsables de la empresa le forzaron a que les pasara la contraseña que solo él poseía. Así se descubrió el amaño, recoge el portal legal Law360.

En un primer momento, el informático alegó que no se enriqueció y que incluía esos códigos para proteger el código propietario que había creado para la empresa. Pero Siemens contraargumentó que tuvo que desembolsar 42.000 dólares (37.895 euros) en pagar a otros empleados para que descubrieran el origen de los errores. Tinley se enfrentaba a una petición inicial de hasta 10 años de prisión y un cuarto de millón de dólares de indemnización.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información