Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La TDT afronta su mayor mudanza desde el apagón analógico

Usuarios de municipios de 32 provincias tienen apenas dos semanas para adaptar las antenas y resintonizar los canales si quieren seguir viendo la televisión

TDT
Un hombre cambia una antena antigua en una vivienda de Madrid.

La televisión digital terrestre (TDT) prepara su mayor cambio tecnológico en prácticamente una década, cuando culminó el proceso del apagón analógico. Antes del 30 de junio todos los canales, públicos o privados, deberán haber desalojado las frecuencias que ocupan actualmente (situadas en la banda de los 700 megahercios)  para dejar su sitio a las redes móviles 5G. Este trasvase, que se conoce como segundo dividendo digital, se enmarca en la estrategia digital de la Unión Europea y se realiza en todos los países miembros. Exige adaptar las infraestructuras en 850.000 edificios comunitarios y afecta a 21 millones de habitantes. Quienes quieran seguir viendo las programaciones de TVE, Atresmedia o Mediaset deberán adaptar las antenas colectivas y resintonizar los canales. De lo contrario, se enfrentarán a una pantalla en negro.

Entre el 11 de febrero y el 3 de marzo, algunos canales estatales y autonómicos solo se podrán recibir por los nuevos diales en 2.413 municipios. La entidad pública Red.es apremia a los administradores de fincas o presidentes de la comunidad de vecinos que actualicen los equipos. Ante el elevado porcentaje de edificios comunitarios de tamaño mediano y grande que todavía no han acondicionado la antena colectiva, Red.es recomienda que contacten “cuanto antes” con una empresa instaladora registrada.

Si bien este es el mayor cambio desde el apagón analógico de 2010, en la reubicación que se acomete ahora los usuarios no tendrán que cambiar de televisor ni incorporar descodificadores adicionales. Podrán seguir utilizando los actuales.

El Gobierno ha distribuido el territorio en 75 áreas geográficas para asegurar que la adaptación sea escalonada. En esas zonas se irán apagando poco a poco las frecuencias actuales y encendiendo las nuevas. Los municipios involucrados en esta primera fase pertenecen a 32 provincias de 11 comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Baleares, La Rioja, Navarra y País Vasco. Algunas de estas provincias se verán especialmente afectadas. En Segovia habrá apagón en 133 municipios; en Valladolid, en 129; en Soria, en 168; en Bizkaia, en 112, y en Gipuzkoa, en 76.

Pese a que el Gobierno ha previsto que el cambio de frecuencias se realice de manera paulatina, no en todas las zonas se está abordando con la misma rapidez. Por ejemplo, a principios de mes, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información calculaba que en provincias como Córdoba o Segovia, el porcentaje de antenas adaptadas oscilaba entre el 65% y el 79%, mientras que en Málaga o Lugo se queda entre un 14% y un 16%. También Baleares va especialmente rezagada.

Hay un pequeño grupo de zonas (Asturias, Barcelona, A Coruña, Menorca, Melilla y una parte de Toledo y Murcia) donde lo tendrán más fácil para seguir viendo la televisión. Según la Administración, no será necesario que se modifiquen las antenas de los edificios colectivos, aunque sí habrá que  resintonizar los televisores para enganchar con las nuevas frecuencias.

Para abordar los costes que acarrea el cambio de canales, el Gobierno ha previsto una partida de 145 millones de euros en subvenciones. Estas ayudas llegan cuando todavía está pendiente de resolver el largo conflicto judicial derivado de las concedidas hace una década para la extensión de la cobertura de la TDT a las zonas menos accesibles o poco habitadas.

En esta ocasión, las comunidades de vecinos pueden acceder a ayudas para compensar los costes derivados de la resintonización que se avecina. En función de las infraestructuras de los edificios, las subvenciones oscilan entre 104 y 677 euros. Para las viviendas individuales no habrá ayudas, ya que solo tendrán que resintonizar los televisores para ver todos los canales una vez que concluya el periodo de emisión simultánea en la nueva y la vieja frecuencia (simulcast). En este sentido, solo los operadores públicos podrán acceder a ayudas por la doble emisión. El Gobierno ha previsto 10 millones de euros en una partida que tendrán que repartirse RTVE y los entes autonómicos o locales para llevar a cabo la liberación de frecuencias.

Las ayudas de 46 millones que Castilla-La Mancha aún no ha recuperado

El aterrizaje de la TDT en España no ha sido un camino sencillo ni pacífico. Una década después del apagón analógico siguen abiertos los contenciosos por las subvenciones que se otorgaron para aquella transformación tecnológica. En 2013 Bruselas declaró ilegales las ayudas concedidas por las comunidades para financiar la digitalización y llevar las señales a zonas remotas y deshabitadas. La ley solo exigía a TVE cubrir el 98% de la población, mientras que para las privadas era el 96%. Para el resto se dieron ayudas que Bruselas declaró ilegales y ordenó recuperar. En total, 260 millones de euros. Tras múltiples recursos y sentencias, el conflicto está pendiente de una nueva decisión de la Comisión.
Al margen de este pleito quedó Castilla-La Mancha, objeto de un procedimiento separado. En este caso la decisión dictada en 2014 que ordenó recuperar 46 millones es firme. De modo que las ayudas dadas para el despliegue de la TDT fueron incompatibles con las normas comunitarias. La sentencia daba así la razón a la empresa de satélites SES Astra, que había denunciado que en los procesos de extensión de la cobertura no se respetó el principio de neutralidad tecnológica, ya que se benefició a la tecnología terrestre en detrimento de otras, como el cable o el satélite.
Las ayudas fueron concedidas a varias empresas, entre ellas Abertis Telecom (hoy Cellnex) y Telecom CLM. Ha pasado el tiempo y las cantidades en disputa aún no han vuelto a las arcas públicas. El Gobierno regional asegura que la sentencia del Tribunal de Luxemburgo sobre el proceso de transición a la TDT en Castilla-La Mancha afecta a los años 2009 y 2010. Del proceso de recuperación de ayudas añade: “Está en la actualidad iniciado, se está ejecutando y esperamos que en ‘semanas’ esté finalizado todo el procedimiento”. Según el Ejecutivo regional, se ha dilatado en el tiempo por dos motivos: porque tanto España como las dos empresas recurrieron la decisión de la Comisión Europea, y dos, porque “el expediente es tan complejo y técnico que ha significado un gran esfuerzo que se ha visto reflejado en meses de trabajo”. Cellnex devolvió su parte (719.000 euros) en dos plazos en marzo y mayo de 2019. Telecom CLM ha declinado responder. La justicia europea recuerda que España “no ha acreditado si se han interrumpido todos los pagos”, lo que constituye “una infracción”.
La Junta asegura que se cancelaron todos los pagos pendientes tras la resolución de 2014 y que a partir de entonces se trabajó en preparar el pliego tecnológicamente neutro para licitar un nuevo concurso. SES Astra, por su parte, afirma que en la mayoría de las comunidades se plantearon concursos a la carta para dejarles fuera. “No han sido tecnológicamente neutrales. Se ha vulnerado el criterio de la Comisión. En todos se ha discriminado el satélite”, dice Luis Sahún, director general de SES Astra Ibérica.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información