LIBROS

En 2019 hubo más libros y títulos, pero las ventas subieron muy poco

El año anterior a la crisis sanitaria, el sector aumentó la producción de ejemplares de papel (un 7,1% más) y de títulos (un 6,6%), y apenas logró hacer crecer su facturación en un 2,4%

La librería Antonio Machado de Madrid.
La librería Antonio Machado de Madrid.Carlos Alvarez (Getty Images)

Un año antes de la pandemia de la covid-19, la industria editorial pisó el acelerador del papel y produjo 229,5 millones de libros. El informe del comercio interior del libro que ha hecho público la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) descubre que este crecimiento de la producción es de un 7,1% respecto a 2018. Sin embargo, la caída de ventas que arrastra el sector desde la pasada crisis financiera congeló la venta de los mismos en 162,2 millones de ejemplares. Esta cifra supone un crecimiento de apenas un 0,8% en el número de libros vendidos en 2019. Es decir, casi un tercio de los libros comercializados no se vende.

Hay más libros y también más títulos. En el año 2019 esta industria mantuvo la tradición de crecer en el número de títulos publicados: lanzó al mercado 82.347 títulos nuevos, es decir, un 8,1% más que el año anterior. De este total, 60.740 fueron en papel (un crecimiento del 6,6%) y 21.607 en digital (12,3% más). Ya hemos visto que apenas hubo crecimiento de ejemplares vendidos, pero la facturación creció un 2,4% y llegó a los 2.420 millones de euros.

Es un buen dato si se compara con la evolución raquítica de los últimos cinco años, en los que el sector ha aumentado un 2,4% de su facturación. Pero al abrir el foco sobre la última década se comprueba el desplome de esta industria: un 31,1% menos. Las cifras que alcanza el libro están muy lejos de aquellos 3.185 millones de euros conseguidos en 2008. Por otro lado, el precio medio del libro subió de 13,9 euros a 14,1 euros (en 2009, estaba en 13,1 euros).

Las librerías, el pulmón

“Estas cifras reflejan cómo el sector había ido recuperando desde 2014 el pulso perdido tras la crisis económica de 2008. Ahora, nos volvemos a enfrentar a una crisis derivada de una pandemia que supuso la paralización de una parte importante de la actividad del sector como consecuencia de las medidas adoptadas para afrontar la crisis sanitaria. Si bien durante el segundo tercio del año se ha producido una recuperación, tendremos que esperar a final de año para ver cuál es el efecto que tiene sobre las ventas del sector”, ha señalado Miguel Barrero, presidente de FGEE y de la Asociación de Cámaras del libro de España.

Las librerías son el pulmón de las ventas que hace respirar a este maltrecho sector: reunieron el 34,8% de la facturación del año (843,6 millones de euros). Las cadenas de librerías (FNAC, Casa del Libro o El Corte Inglés) recaudaron 451 millones de euros (el 18,6% de las ventas). Y los hipermercados apenas aportan un 8,2% (199 millones de euros en ventas). Llama la atención la baja participación en la industria de las bibliotecas, que en 2019 invirtieron 11,3 millones de euros (un 0,5% del total facturado).

A pesar de que el género que más factura es la novela (un 18,6% del total), seguido de los textos de educación primaria (14,4%), los textos no universitarios son el corazón del negocio. Mueven el 33,9% del total facturado al año (820 millones de euros). La no ficción asume, en segundo lugar, el 29,3% del volumen de negocio (con 709 millones de euros) y la ficción de adultos alcanza el 20,5% (496,8 millones de euros). La literatura infantil facturó 312,2 millones de euros (12,9%) y los cómics 63 millones de euros (el 2,6% del total).

La salud digital

La facturación digital en 2019 fue de 119,1 millones de euros, un leve crecimiento del 0,1%. El número de títulos editados creció un 12,3% y llegó a los 21.607. El presidente de la Federación del Gremio de Editores insiste en señalar la “ralentización” del crecimiento del formato digital. Los datos de 2020, con el confinamiento y la reducción del IVA del libro digital tendrá, como ya avanzaron otros informes, demuestran el crecimiento de ventas digitales.

“El sector sigue apostando fuerte por este formato como demuestra el hecho que año a año sigue incrementándose el catálogo. Sin embargo, el efecto de la piratería sigue teniendo una repercusión importante”, añade en la nota informativa el presidente de la FGEE. El 28,5% de los libros electrónicos vendidos sucedió en plataformas creadas por la propia editorial, sin intermediarios.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS