Crisis del coronavirus

‘Live Aid’ coronavirus: ‘One World: Together at Home’: las actuaciones más conmovedoras

Las estrellas del pop ofrecieron su música desde sus casas y en versión íntima. Hubo espacio para desatar las emociones

Taylor Swift durante su interpretación, anoche, de 'Soon You'll Get Better'. En vídeo, recopilación de algunas de las actuaciones del evento.REUTERS

Anoche se celebró vía internet One World: Together At Home, llamado popularmente el Live Aid de la época del coronavirus. Fue la concentración de estrellas más grande desde el comienzo de la crisis. Entre las decenas de actuaciones (todos desde sus casas e interpretando una sola canción) estas fueron las más conmovedoras.

Paul McCartney, ‘Lady Madonna’

Una de las cualidades de los ídolos populares es que aparecen cuando más se les necesita. Y Paul McCartney siempre está ahí, para tendernos una mano y arrullarnos con su voz y su piano. Anoche su presencia abrigó al mundo. Uno de los grandes traumas del beatle fue perder a su madre. Mary murió de cáncer cuando McCartney tenía 14 años. Ella trabajó de enfermera durante la Segunda Guerra Mundial. Blanco y en botella. McCartney dedicó este Lady Madonna a todos los sanitarios del mundo. “Os amamos. Gracias”, dijo al principio de la canción, y el planeta se estremeció.

Billie Eilish, ‘Sunny’

Con una sudadera gris, parte de la cabellera teñida de verde chillón, sentada y acompañada del pianista californiano Finneas. Así se presentó Billie Eilish la estrella musical más joven del momento (18 años), que eligió una canción optimista y cool, el conocidísimo Sunny, que compuso Bobby Hebb a principios de los sesenta. Con un delicado tono vocal y una pose de adolescente perezosa, Eilish logra una hermosa versión.

Taylor Swift, ‘Soon You’ll Get Better’

Una de las actuaciones más emocionantes. Taylor Swift eligió su canción Soon You’ll Get Better, de su disco Lover. Es un tema a tumba abierta dedicado a su madre, que padece cáncer. Sola con su piano, Swift, conmovida, canta: “Solo finjo que no es real./ Pintaré la cocina de neón, voy a iluminar el cielo./ Sé que nunca lo entenderé, no hay un día que no lo intente./ Pronto te sentirás mejor”.

Billie Joe Armstrong, ‘Wake Me Up When September Ends’

El líder de Green Day también apostó por una canción terapéutica. Su éxito Wake Me Up When September Ends está dedicado a su padre, que falleció de cáncer cuando él solo tenía 10 años. Con una guitarra acústica y mirando al vacío, Armstrong va repasando los sentimientos que le dejó aquella pérdida. “Despiértame cuando septiembre finalice”, entona. Ya firmamos todos que por esa fecha se haya acabado esta pesadilla.

John Legend y Sam Smith, “Stand By Me”

Una apuesta sobre seguro, Stand By Me (el éxito de 1961 de Ben E. King), pero con un resultado sensacional, a las voces de John Legend y San Smith. La pátina soul del primero y el arrebato del segundo. El resultado es fantástico.

Lizzo, ‘A Change Is Gonna Come’

La canción de Sam Cooke, que nos dice que “un cambio se avecina”, vaya que sí. Acompañada de un órgano y una curiosa percusión de fondo, ese vozarrón que le ha dado Dios a Lizzo va derramando este lamento soul. ¿Hay que decir que lo borda? Pues eso.

Eddie Vedder, ‘River Cross’

Emulando el sonido de aquel Unplugged de su adorado Neil Young, Eddie Vedder se retuerce sobre su órgano para interpretar una canción incluida en el nuevo disco de su grupo, Pearl Jam, Gigaton. Vedder se trabaja la puesta en escena, con velas y un ambiente tenue para hacer una versión de River cross que resulta mejor que la del disco.

The Rolling Stones, ‘You Can’t Always Get What You Want’

Se apuntaron a última hora al festival e interpretaron You Can’t Always Get What You Want, un tema que curiosamente utilizó Donald Trump el día de la celebración de su victoria en las elecciones, ante el enfado de Mick Jagger. Charlie Watts parece tocar una batería virtual (qué cosas, a su edad), suena un bajo que no se ve en pantalla y la presencia de Keith Richards es... eso, verlo una vez más, en plan canalla, que siempre gusta. Pero participa poco. Así que consiguen una victoriosa versión del gran You Can’t Always Get What You Want Mick Jagger (primoroso a la voz) y Ron Wood (efectivo en los punteos de guitarra). Jagger lleva tan dentro el escenario que en un momento dado dice: “Catad todos”. Lo debe estar pasando fatal por haber tenido que suspender la gira de los Stones.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50