Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El increíble mundo adolescente de TikTok, en vídeo y gratis

Una red social para publicar y editar vídeos cortos es la aplicación del año y arrasa entre los jóvenes más que cualquier otra, pero su origen chino genera dudas de seguridad

Una mujer mira un vídeo en TikTok. En vídeo, tráiler de la aplicación.

Ni televisión, ni Facebook, ni Twitter, ni siquiera Instagram, la herramienta de comunicación y entretenimiento de mayor crecimiento en el mundo se llama TikTok y ha inventado en un año algo que parecía imposible: otra red social. En este caso no son mensajes ingeniosos de 280 caracteres, ni enlaces, ni fotos sorprendentemente perfectas. El lenguaje que propone es el del video de risa de colegas. Un video de 3 a 15 segundos, con música y efectos, lanzado al mundo por el teléfono, es el lenguaje que han abrazado decenas de millones de jóvenes en Estados Unidos. Esta vez, no ha sido Silicon Valley. La idea surge de China.

La verdad es que es hipnótico. En el contenido de TikTok hay una voluntad de creación, de dar espectáculo, que no existe en otras redes sociales donde los usuarios vierten comentarios o simplemente documentan su vida. En TikTok se publica para hacer reír, bailar, provocar o asombrar. El video le da una credibilidad al postureo que no tienen las fotos de Instagram. El scroll de videos produce un nivel de adicción como los primeros años de Facebook. Según datos de la empresa en España, los usuarios entran una media de 7 veces al día y pasan 43 minutos viendo vídeos de pocos segundos. A diferencia de Facebook, TikTok está lleno de energía. A diferencia de Twitter, esa energía es generalmente positiva.

Uno puede dejarse caer por la madriguera de muchas maneras. Siguiendo a un usuario en concreto, una banda sonora, un tema, o simplemente dejándose guiar por el algoritmo y diciéndole de vez en cuando lo que nos gusta.

Una mañana cualquiera, curioseando desde Los Ángeles, el algoritmo que aún no nos conoce decide que nos puede gustar ver primero a un famoso. Will Smith sale por una puerta y señala un cartel en el que dice: “Los brazos de tu silla son sillas para tus brazos”. Después, @nancyyavesyan1 mete un golazo por la escuadra a cámara lenta con canción Roxanne (Arizona Zervas) de fondo en un campo de entrenamiento de Nueva York. @breearii le dice a su madre en un supermercado Target que un señor la ha acosado y se parte de risa con la broma. @belenacosta41 le lleva unos tacos a su madre, que le responde a gritos: “¡Tu chingada madre! ¿Con quién vergas dormiste anoche?”. @soylucas1 vuelve loca a su madre haciéndole creer que ha roto la televisión.

Buscando por tendencias, un día de esta semana había 4.000 millones de vídeos con la etiqueta #TheReplay, donde se pueden ver una detrás de otra proezas deportivas caseras de pocos segundos; 23 millones de vídeos con la etiqueta #meetmycar, sobre coches; 2.200 millones de vídeos de #RealDropDance, que son bailes improvisados en supermercados; 711 millones de vídeos con la etiqueta #streamingwars, donde la gente se ríe de la cantidad de plataformas de vídeo digital que han surgido. Hay uno de un tal @e_sand en el que Disney+ agarra por sorpresa a Netflix y Hulu. Música de Mahogany LOX (Take your man). Cinco segundos. Una risa. Perfecto.

El increíble mundo adolescente de TikTok, en vídeo y gratis

TikTok fue descargada en 130 millones de teléfonos móviles en 2017, según datos de la consultora californiana Mediakix. El año pasado se descargó en 660 millones de aparatos. Fue la aplicación más popular de la tienda Apple y la cuarta de la tienda Google. Esta semana, la web de análisis de aplicaciones Sensor Tower afirmaba que TikTok ha superado en 2019 los 1.500 millones de descargas. El número de personas que lo utilizan de verdad se calcula en 500 millones. Videojuegos aparte, es la tercera aplicación más descargada después de Whatsapp y Messenger, y la primera en redes sociales por delante de Facebook e Instagram. El crecimiento se explica sobre todo por su explosión en la India, donde está el 31% de sus usuarios. En China está el 11,5% (con otro nombre) y en Estados Unidos el 8,2%.

La aplicación fue desarrollada por la empresa china ByteDance y es la primera de ese país en hacerse global. La empresa empezó lanzando Douyin, básicamente el mismo concepto pero adaptado a las normas chinas. Su gran explosión llegó a partir de la compra de Musical.ly en 2017. En esa aplicación, los adolescentes de Estados Unidos jugaban a compartir videos cómicos haciendo playback de su música favorita. Era el embrión de lo que es TikTok hoy.

Por supuesto, una ventana como esta en el mundo adolescente pronto empezó a mostrar un lado no tan divertido. En 2018, TikTok anunció que reforzaría la moderación de su contenido, controles parentales y de privacidad, después de denuncias de que la aplicación estaba siendo utilizada para acosar a jóvenes y que los jóvenes, a su vez, no se estaban cortando a la hora de exponer contenido explícito en la plataforma. La inteligencia artificial del algoritmo parece en 2019 haber limpiado bastante la plataforma, al menos en la superficie.

Imagen de la web de TikTok.
Imagen de la web de TikTok.

El origen chino de TikTok es la nube que se cierne sobre la expansión de esta aplicación. Según publicó The Guardian el pasado mes de septiembre, las normas de moderación contienen trazas del totalitarismo chino y censuran temas que no gustan a Pekín, como la protesta de Tiannanmen de 1989 o la independencia de Tibet. Poco antes, The Washington Post había encontrado que las protestas de Hong Kong apenas tienen presencia en la plataforma. El temor es que esos criterios de moderación se puedan estar extendiendo a usuarios fuera de China.

La inquietud va más allá. Con TikTok, Estados Unidos se encuentra por primera vez una aplicación china que ha penetrado en los teléfonos de decenas de millones de jóvenes y, como las otras redes sociales, se está haciendo con valiosa información en forma de datos. El secretario del Ejército de EE UU, Ryan McCarthy, dijo el pasado jueves que ha ordenado una investigación sobre la seguridad de la aplicación.

Lo hizo después de que se lo pidiera Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado, para quien existen posibles riesgos militares en una app controlada desde China y con acceso a los adolescentes norteamericanos. “Expertos en seguridad nacional han expresado su preocupación por la adquisición y el uso que TikTok hace de los datos de los usuarios, incluyendo el contenido y las comunicaciones, direcciones IP, datos de localización, metadatos e información personal sensible”, escribió Schumer en una carta a McCarthy. Para Schumer es especialmente preocupante el hecho de que las leyes chinas exigen a las empresas de ese país “apoyar y cooperar con el trabajo de inteligencia controlado por el Partido Comunista Chino”. La empresa, cuya versión global tiene sede en Los Ángeles, afirma que es independiente de su matriz china y que sus centros de datos están fuera de China.

Mientras surgen estas voces, TikTok ya está en 150 países y 75 idiomas. Cada día sigue sumando teléfonos de jóvenes a su hipnótico juego de convertir los videos cachondos de colegas en un género más de entretenimiento global.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información