Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concurso de la plaza de Bilbao nace bajo la sombra de la impugnación

Solo podrían presentarse empresarios con experiencia en cosos de primera categoría

Paseíllo en la plaza de toros de Bilbao.
Paseíllo en la plaza de toros de Bilbao.

Apenas una semana ha tardado el pliego para la concesión de arrendamiento de la plaza de toros de Bilbao en levantar las primeras dudas sobre su legalidad, y el ambiente taurino asume que será un proceso impugnado y que deberá repetirse. La razón principal es la condición que se exige de que el concursante deba tener experiencia en cosos de categoría primera en España en los últimos cuatro años. Esta condición limita mucho las empresas que pueden presentarse al concurso e incumple, según sostienen expertos a este diario, la normativa europea sobre la libre competencia y concurrencia.

Además, hace una semana, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de la ciudad de Marsella anuló el concurso de la plaza de Arles por ese motivo de exigir experiencia en plazas de primera, con lo que se establece una jurisprudencia que sería aplicable en el caso de Bilbao, donde además se limita la acción a plazas del Estado, por lo que no valdrían la acumulada en cosos franceses considerados de primera categoría.

Con esta exigencia, apenas son cinco las empresas capacitadas, teniendo en cuenta que la MECA, exclusiva de Pamplona y la empresa Pagés de Sevilla no suelen salir de su ciudad. Por ello, podrían hacerlo la Casa Chopera, al haber llevado San Sebastián, ya que en Bilbao no es empresa; sus socios de la FIT, que gestionan Córdoba; Simón Casas, con el entramado taurino de Plaza 1 junto a Nautalia; Circuitos Taurinos, que trabaja en Zaragoza y los anteriores empresarios de Madrid José Antonio Martínez Uranga y Manuel Martínez Erice, conocidos como los Choperita. A ellos, se les podría sumar algún socio en la sombra en las asociaciones que existen en estas plazas.

Esta aparente deficiencia legal no es la única irregularidad. En el pliego, se exige la realización por parte del empresario en un plazo de dos años de una serie de obras que subsanen deficiencias urgentes en el edificio. El estudio está fechado en marzo de 2017, lo que permite dudar sobre la urgencia de las mismas si no se han tenido que realizar en los dos años que han transcurrido desde el estudio realizado. Además, el coste de las mismas ha podido variar con respecto al presupuesto que se fecha en marzo de 2018.

La concesión se formalizaría por un plazo de quince años, hasta 2034

Desde las empresas consultadas, se sostiene que lo lógico habría sido señalar las deficiencias y que quien desee presentarse hiciera un proyecto de renovación y adecuación con un coste actualizado y que se valorase el proyecto completo, pero no tener que afrontar unas obras cerradas por la propiedad desde hace más de un año.

En este mismo sentido, se valorará también una propuesta de obras no reflejadas como urgentes, pero el plazo de un mes para la presentación condiciona la realización de un buen estudio para quien no conozca con anterioridad la situación y las dependencias interiores de Vista Alegre.

Por estas cuestiones mencionadas, varias empresas interesadas en el concurso de la plaza de toros de Bilbao barajan la posibilidad de impugnar el pliego y que se tengan en cuenta estos puntos que permitirían un concurso más abierto y competido.

Al margen de la opinión de los profesionales, al aficionado bilbaíno, por su parte, lo que más le ha sorprendido es la duración de la concesión, puesto que se formalizará por un plazo de quince años. Desde los rectores de la plaza se justifica el plazo en la necesidad de afrontar una obras que deben tener tiempo para recuperar la inversión y en la seguridad que aporta un contrato para la continuidad de la fiesta en la ciudad.

Otra de las cuestiones valoradas positivamente ha sido el canon solicitado, que tiene una base de 105.000 €, no excesivamente elevado en comparación con otros pliegos, aunque se le concederá el 30% de la puntuación y puede ser determinante con una oferta muy alta. El aficionado ve que la plaza en los últimos años es deficitaria y, por ello, un canon elevado con la inversión consiguiente en obras no tenía lugar. Quizás por eso, los propietarios han reservado un porcentaje de los beneficios en caso de obtenerlos además del canon fijo.

El pliego solo exige la celebración de seis corridas y un espectáculo de rejoneo

Por el contrario, lo que ha dejado un tanto desilusionados a los taurinos locales es que los festejos exigidos solamente sean seis corridas de toros y una de rejoneo, cuando en la actualidad se celebra una feria con nueve tardes. En el pliego no se menciona la necesidad de abrir la temporada con alguna novillada en primavera o cerrarla en otoño, como se hacía antiguamente, una de las solicitudes constantes de los aficionados. Además, en los ambientes taurinos bilbaínos se ve como un pliego dirigido a la continuidad de la Casa Chopera que lleva de gerente en Vista Alegre desde hace más de cuatro décadas.

El pliego se resume en tres apartados: el de espectáculos, con veinte puntos para la propuesta taurina y diez para la propuesta de otros actos de ocio; el de las obras, con 35 puntos entre las obligadas y las exigidas; y el tercero el económico, con treinta puntos para el canon y cinco para el presupuesto. En resumen, el capítulo que menos puntos tiene es el taurino.

El Ayuntamiento pretende que el Comité Técnico decida el concurso antes de la celebración de la Semana Grande en agosto. Los interesados han de presentar sus propuestas antes del 16 de julio y después las valorará un comité formado por dos representantes de la Junta Administrativa, dos funcionarios expertos en arquitectura y en administración general respectivamente y un representante de la sociedad municipal Bilbao Ekintza.

El inicio del arrendamiento se pretende para el 1 de octubre de este año hasta 2034. Si bien, habrá que esperar si el proceso discurre sin problemas o es finalmente impugnado, puesto que la impugnación podría realizarse incluso después de designado el vencedor del concurso como en el caso mencionado de Arles.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >