Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En las Noches del Botánico todos los artistas son cabezas de cartel”

El programador de esta cita musical de referencia reunirá del 20 de junio al 31 de julio a artistas tan variados como Woody Allen, Tomatito o Russian Red en Madrid

Noches del botanico
Imagenes de la pasada edición del festival Noches del Botánico.

Julio Martí tiene las ideas muy claras y una gran sabiduría musical a sus espaldas. Su larga trayectoria empezó a trabajar en el mundo de la música en el año 1976 le ha hecho recorrer muchos y muy diferentes caminos, incluso callejones sin salida: "La crisis me dio muy duro, pero he hecho de todo, he producido cine, ópera, a artistas como Kiko Veneno, he traído a grandes como Celia Cruz y he llevado giras como la de Santana". Pero lo suyo más que una profesión, es pasión: "Yo lo que quiero es que la gente se acerque a la música de otra manera, generalmente la escuchamos porque está ahí, pero la verdadera conexión exige de ti". Su misión, seguir creando melómanos, y para lograrlo considera fundamental descubrir cosas nuevas: "La música es un estado personal en el que cada uno va creando su árbol".

Con estos principios, Martí se propuso crear las Noches del Botánico, un festival que este año celebra su cuarta edición desde el 20 de junio hasta el 31 de julio en Madrid, concretamente en el Real Jardín Botánico Alfonso XIII de la Universidad Complutense: "la elección de este lugar fue un accidente, yo quería hacer algo vinculado al jazz, pero cuando entré en este recinto junto a mi socio Ramón Martín le dije: esto es maravilloso, aquí vamos a hacer el festival de verano de Madrid”. Con capacidad para 2.000 personas con el público sentado y 3.500 con parte de la gente de pie y parte en las gradas, la naturaleza y la intimidad del entorno fueron fundamentales para la elección del director del evento: "Con un sitio así sabes que tarde o temprano, va a funcionar".

Momentos Alhambra

Noches del botanico 2019

Este año el festival abrirá sus puertas todos los días a las 19:00 para poder disfrutar de sus diferentes servicios, propuestas gastronómicas y de una programación artística complementaria. Para ello contará con la Zona Momentos Alhambra, que dará la bienvenida al público antes de los conciertos del escenario principal. Este espacio estará amenizado a diario por una variada programación con DJs de renombre como Eva A. & Xabi B., dueto formado por Eva Amaral y Xabi Blanco, Joaquín Reyes & Adrián LeFreak, compuesto por el cómico y el promotor de Malasaña, el dúo de punk rock femenino Cheries, o los ya consagrados Smart, programador de Ochoymedio, y Eme DJ. También habrá cabida para periodistas de los principales medios de comunicación, artistas emergentes como Chlöes Clue o Embusteros, nuevo talento con la participación de Mind Gap Now, Gabriela Richardson o Javi Medina, y para otras actividades como la exhibición y taller de swing de Anabel Nuñez.

Lo cierto es que este festival programará este año 34 conciertos de distintos estilos, y para 10 de ellos ya se han agotado las entradas. Desde la organización apuntan a que el ritmo de ventas va más rápido que nunca, de hecho, más de 65.000 asistentes de diferentes generaciones ya han adquirido su pase en 2018 acudieron al festival 70.000. Martí resalta que la programación cuenta con protagonistas principales cada día: "En las Noches del Botánico todo el mundo es cabeza de cartel. Aquí, los éxitos y los fallos son individuales". Este 2019 acudirán artistas de todo tipo de géneros como Woody Allen, encargado de abrir la edición, Ana Belén, Salvador Sobral, Beirut, Orishas, Russian Red, Juanes, Andrés Calamaro, LP, Keane o Diego El Cigala. Pero el cartel también asume shows únicos como el de Los Planetas y su concierto especial para Orquesta Sinfónica y Coro, combinaciones explosivas como la de Tomatito y George Benson. Y para Martí, esta mezcla es la clave: "La transversalidad y la variedad de estilos es la magia que atrae a la gente".

Julio Martí tiene claro que el trabajo de selección musical es clave a la hora de mantenerse en el circuito: "La gente nos toma como nueva referencia. En los grandes festivales necesitan cabezas de cartel para atraer a decenas de miles de personas, aquí nos nutrimos de los artistas a los que no les gustan estos escenarios ni quieren compartir cartel con tantos otros nombres". Su labor es fundamental y para que salga adelante ejerce de relaciones publicas 24 horas al día: "Cada año logro convencer a gente importante para que venga al festival para que vean que vale la pena que sus artistas toquen aquí". La experiencia le ha enseñado que no es fácil tratar con los egos de la industria: "Hay artistas humildes con los que te irías a vivir, pero también los hay muy soberbios. Por ejemplo, ya no existen seres humanos como B.B. King, pero a Keith Jarrett no lo quiero ver ni en pintura". Y en este sentido hace una clara diferencia entre artistas y artesanos: "Los primeros saben que tienen un don y no piden nada, pero los segundos son unos inseguros y siempre están pidiendo. Pero por desgracia hay mucho músico mediocre que sabe venderse y otros con mucho talento que no".

Cartel de las Noches del Botanico 2019
Cartel de las Noches del Botánico 2019

El talento y la industria

Con más de 10.000 conciertos a sus espaldas, Martí no puede evitar reflexionar sobre el presente y el futuro próximo de la música española: "En este país no tenemos iconos musicales, Camarón fue uno de los últimos". Y muestra su preocupación sobre lo difícil que es que el talento triunfe: "Hay gente que canta muy bien y nadie la considera, Sandra Carrasco por ejemplo. Pero la industria no se da cuenta, es incapaz de descubrir talento. Ahora todos los artistas salen de la misma, factoría: los programas de televisión". Admite ser crítico hasta consigo mismo, pero no le gustan las habituales falsas expectativas artísticas made in Spain: "Hay mucho oportunismo, gente que se mete en este mundo para ganar dinero y tener fama". Eso sí, destaca la genialidad de artistas como Javier Colina y Rosalía, a esta última la ve en Noches del Botánico y le fascina que haya logrado que niños de otros países sepan que en España se canta por bulerías, eso sí, cree que “la están enredando”.

En su activismo musical, Martí propone mejorar la conexión con América Latina y “mirar las raíces, para dejar de cantar tanto en inglés”. Tampoco pierde ocasión para resaltar la injusticia que suponen los derechos de autor para determinados artistas: "No es normal que Madonna pague lo mismo que mi primo Pepito". Y sobre los festivales tampoco se calla: "He ido a festivales con setenta mil personas calladas, pero eso ya no existe. Ahora los modelos low cost no necesitan anunciar programa, por 50 euros venden alojamiento y conciertos. En estos casos la música no es importante, es un negocio y va a seguir funcionando". En este sentido, el programador de Noches del Botánico no comprende que la gente no tenga claros sus gustos musicales: "les gusta todo pero no saben nombrar a nadie en concreto, eso es porque no lo sienten de verdad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información