La policía marroquí acusa a Cuatro de inventarse un narcotraficante

El Pablo Escobar marroquí de un reportaje emitido la semana pasada por el canal de televisión es, según las autoridades, solo un aparcacoches al que pagaron por posar

Un momento del programa 'En el punto de mira' sobre el Pablo Escobar marroquí.
Un momento del programa 'En el punto de mira' sobre el Pablo Escobar marroquí.MEDIASET

La Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN) marroquí emitió el martes un comunicado en el que acusa a Cuatro de haber presentado, en el programa En el punto de mira, a un aparcacoches de Tánger como el Pablo Escobar de Marruecos. El reportaje se emitió el miércoles 1 de mayo y ha desencadenado una investigación judicial en Marruecos aún en marcha. La policía sostiene que los periodistas de Cuatro pagaron 2.000 dírhams (equivalente a 185 euros) al “falso narcotraficante” a cambio de que contase una historia que, según los agentes, poco tiene que ver con la realidad.

Más información
Telecinco logra hacer una ‘transfusión’ de espectadores a Cuatro en directo
Así es ‘Cuatro al día’, el programa con el que la cadena cubrirá la información
Vasile sobre el fin de los informativos en Cuatro: “Debemos evolucionar con los intereses del público”

Cuatro presentaba así su reportaje del programa: “No desvela su nombre y es muy difícil acceder a él. En Marruecos es considerado como un rey, capaz de desafiar diariamente las leyes para suministrar droga a todo un país. Vive en Tánger, gana más de 180.000 euros mensuales y crea su droga, karkubi, con tranquilizantes que provienen de la sanidad española. No puede visitarlo cualquiera, hay que pasar varios filtros, pues siempre va acompañado de un cordón de seguridad que impone y, a la vez, garantiza que todo lo que ocurra a su alrededor esté bajo su control, convirtiendo al periodista en un mero peón en su tablero de ajedrez. No desvela su nombre ante la cámara, pero todo Marruecos le conoce como el Pablo Escobar árabe".

La policía marroquí señala que el guardacoches de Tánger ha sido detenido, así como un amigo suyo de Ceuta que ejerció de intermediario con el canal español. El supuesto narco alega que los periodistas le hicieron creer que estaban filmando una película sobre la vida de un barón de la droga.

La entrevista con el supuesto "Pablo Escobar" se desarrolla en una casa abandonada. El periodista que lo entrevista dice en el reportaje: "Es el hombre que más estupefacientes mueve en Tánger. Y la persona que compra los medicamentos españoles que roban de nuestras farmacias. No le van a ver la cara. A partir de este momento nuestra seguridad queda en sus manos".

Fuentes de la empresa Unicorn, que produce En el punto de mira, indicaron en conversación telefónica a este diario: “Nos ha sorprendido mucho el comunicado de la policía marroquí. Sabemos que en nuestro reportaje se cuentan verdades incómodas. Pero no hemos pagado a nadie ni se ha hecho ningún montaje. Se ha contado, grabado y emitido lo que hemos visto en las calles. Este señor al que grabamos nos enseñó pastillas mientras lo estábamos entrevistando. Y nos dijo que ganaba 180.000 euros al mes”. Respecto a la versión policial que asegura que el individuo es aparcacoches, la citada fuente de Unicorn asegura: “Se puede ser traficante de medicamentos y también guardacoches”.

El programa En el punto de mira continuaba así la presentación de su reportaje en su página de Internet: “En todo momento el reportero está en peligro, puede llegar la policía y detener a todos. Por eso, cuando el cámara hace un movimiento extraño, tanto el periodista como Pablo Escobar se asustan y llegan a preocuparse. Sin embargo, mostrando la dureza de la droga, el entrevistado se mete una raya mientras dialoga con el reportero para pasar el susto: “Tranquilo, este es mi sitio, hay seguridad, no va a pasar nada”.

El periodista de Cuatro le preguntó al entrevistado cuántos años de cárcel podrían caerle si le descubrían en ese momento. Y él contestó: “Con lo que hay aquí ahora... unos cinco años. Pero no hay problema, aquí la policía coge el dinero, llamo a mi abogado y les paga”. La policía desmiente también el hecho de que el aparcacoches goce de algún tipo de inmunidad.

Sobre la firma

Francisco Peregil

Es corresponsal para el Magreb desde 2015, con sede en Rabat. Antes ejerció desde Buenos Aires durante tres años como corresponsal para Sudamérica. Comenzó en EL PAÍS en 1989, después de trabajar varios meses en 'El Mundo'. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS