Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El legado de Blasco Ibáñez se queda en Valencia con más fondos y la propiedad en el aire

El Ayuntamiento valenciano destinará unos 60.000 euros a promocionar la vida y obra del poliédrico novelista

La Casa-Museo de Blasco Ibáñez en la playa de la Malva-rosa de Valencia, que será reformada tras el nuevo convenio.
La Casa-Museo de Blasco Ibáñez en la playa de la Malva-rosa de Valencia, que será reformada tras el nuevo convenio.

El legado de Vicente Blasco Ibáñez, uno de los escritores españoles más universales, se quedará en Valencia, su ciudad natal después de un año de incertidumbre. El alcalde de de la ciudad, Joan Ribó, y la Fundación que custodia cientos de libros, documentos, fotografías y documentación vital sobre el autor de Los cuatro jinetes del Apocalipsis, La barraca o Entre naranjos, han cerrado este martes un convenio por cuatro años –prorrogables otros cuatro– que aumenta el presupuesto dedicado a la difusión de la vida y obra del novelista y político pero soslaya la titularidad de una parte de ese legado, que se arrogan tanto el Ayuntamiento de la capital como la fundación.

La entidad fundacional recibirá a partir de ahora 12.000 euros anuales para su funcionamiento, una inversión de 30.000 euros para hacer inversiones y mejoras en la Casa-Museo del escritor, una réplica del chalé de Blasco en la playa de la Malvarrosa, y otros 20.000 euros anuales para actividades culturales, didácticas, de promoción y difusión de su obra. Además se crea una beca de estudios, de 6.000 euros anuales, para fomentar el estudio de la trayectoria del también editor del diario republicano Pueblo.

El convenio incluye, entre otros objetivos, la digitalización de los cientos de cartas, fotografías y documentos expuestos en el museo para dar a conocer el trabajo y la trayectoria de este controvertido escritor, de personalidad poliédrica. También hay previsto el diseño de rutas literarias y culturales para promocionar que se conozca al intelectual valenciano que triunfó en EE UU gracias a la adaptación de algunas de sus novelas al celuloide. 

Los negociadores han evitado una de las cuestiones más conflictivas, la propiedad de parte de los fondos despositados en el museo, que Gloria Llorca –nieta del escritor– donó en 1997 al Ayuntamiento valenciano en un primer momento pero retiró in extremis dos años después gracias a una cláusula de revocación. Y ahí estuvo uno de los escollos en las conversaciones para retener el legado en Valencia.

La concejal Glòria Tello, el alcalde Joan Ribó e Ignacio Soler, presidente de la Fundación, en el museo del escritor.
La concejal Glòria Tello, el alcalde Joan Ribó e Ignacio Soler, presidente de la Fundación, en el museo del escritor.

Los representantes de la fundación amenazaron a principios de año –el convenio había caducado en 2018– con llevarse el legado a una institución de Madrid, cuya identidad no desvelaron, si el Consistorio no se comprometía a difundir y potenciar con más entusiasmo la vida y obra del escritor y político.  El Gobierno local aseguró entonces que disponía de un informe jurídico que le daba la titularidad de estos fondos, que al final deberá dirimir un juzgado. 

"La solución a la propiedad", ha remarcado Ribó, tras la firma del convenio, "estará en manos de los jueces si la fundación decide acudir a los tribunales. Si la justicia resuelve que el propietario es el Consistorio, asumiremos las costas", ha garantizado el edil tras pactarlo con los herederos. "Lo importante", ha asegurado Ribó, "es que los fondos se queden en Valencia. Quién sea el propietario de ellos es menos importante". El presidente de la Fundación Centro de Estudios Blasco Ibáñez, Ignacio Soler Serrano, se ha mostrado satisfecho con el convenio. "Blasco Ibáñez no es una figura que puede quedar en el anonimato", ha enfatizado.

Fuentes de la fundación someterán a corto plazo a debate del patronato la conveniencia de acudir a los tribunales para dirimir la propiedad de la mitad de los fondos del escritor donados por la familia a la ciudad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información