Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Valencia “trabaja” para conservar y potenciar el legado de Blasco Ibáñez

La Fundación del escritor reclama que se devuelvan los fondos donados al Consistorio o irá al contencioso

Fondos expuestos en la Casa Museo de Blasco Ibáñez, en la Malva-rosa.
Fondos expuestos en la Casa Museo de Blasco Ibáñez, en la Malva-rosa.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, trabaja para que el legado del escritor y político republicano Vicente Blasco Ibáñez, decenas de cajas de manuscritos, cartas, fotografías y fondos bibliográficos, continuen en la Casa-Museo de la Malva-rosa, y se potencie la figura y dimensión histórica de este valenciano universal.

El regidor ha pedido un poco de calma en torno a las negociaciones que mantiene el Ayuntamiento con la Fundación Centro de Estudios Blasco Ibáñez, creada por una parte de los descendientes del famoso escritor. "Continuamos trabajando sin demasiada publicidad con la intención de que los fondos permanezcan en la capital", ha dicho este miércoles.

Ribó se ha mostrado confiado en conseguir un acuerdo con la fundación pese a que en estos momentos el diálogo parece difícil pues la familia del escritor insiste en reclamar al Consistorio parte del legado donado a la ciudad, ha corroborado el secretario de la fundación, Ángel López.

 "La intención es que "salga lo mejor posible", aunque Ribó ha recordado que "hay cosas que no podemos hacer. Los temas jurídicos son los temas jurídicos", y ha pedido confianza porque este tema "lo arreglaremos". El Consistorio dispone de un informe jurídico que asegura que la propiedad de parte del legado del novelista es de la ciudad.

La Fundación, por su parte, aprecia una actitud más conciliadora del Ayuntamiento de Valencia y de la Generalitat respecto a la negociación por el legado del escritor y ha sostenido que percibe "interés por llegar a un acuerdo por todas las partes".

No obstante, la próxima semana presentarán en el Consistorio el documento aprobado por su patronato hace una semana, en el que piden la devolución de parte del legado e informan que pleitearán si no aceptan darle también los fondos cuya propiedad reclama el Ayuntamiento.

El ente ha amenazado con llevarse los fondos a una institución de ámbito nacional con sede en Madrid, cuyo nombre no han revelado hasta la fecha. Según López, en 2012, cuando firmaron el anterior convenio con el Ayuntamiento, ya exploraron esta posibilidad. La institución les ofreció entonces la posibilidad de albergar los fondos durante cinco años, dejando abierta la posibilidad de su vuelta a Valencia, asegura el secretario.

La Fundación se reunió este martes con la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, quien quiso recabar su postura después de haber pedido también información al Ayuntamiento de València, y saber "hasta qué punto estamos interesados en dialogar". La Generalitat ha brindado su colaboración a las dos partes. 

Angel López ha indicado que hay actividades en las que el Gobierno autonómico podría participar, como la creación del Premio de investigación internacional Blasco Ibáñez. "Si se llega a un acuerdo y hay actividades en las que podrían colaborar, ellos estarían dispuestos", ha valorado López.

La vía contenciosa

El secretario de la fundación ha asegurado que mientras esperan esos contactos, los servicios jurídicos de la Fundación tienen que dar el visto bueno al acuerdo adoptado por el Patronato la semana pasada y que pretenden comunicar al Ayuntamiento durante la próxima semana.

La Fundación reclama la devolución de la parte del legado del escritor de su propiedad y dan 90 días para hacerlo e informan del acuerdo adoptado para presentar un recurso contencioso-administrativo para que sean los tribunales los que determinen la propiedad de la otra parte de los fondos cuya titularidad reclaman las dos partes.

Gloria Llorca, niega del famoso novelista, donó en 1997 al Ayuntamiento de Valencia parte de los fondos -los privados pertenecen a la Fundación aunque están expuestos en la Casa Museo- que pertenecían a su madre Libertad Blasco, pero en 1999 asegura la Fundación que Llorca se retractó de la donación e hizo depositaria de los mismos al ente fundacional.

En la negociación del convenio de 2012 se produjo un duro tira y afloja entre las partes pero finalmente se cerró un acuerdo y los fondos siguieron en Valencia, con una asignación de 10.000 euros anuales del Ayuntamiento a la Fundación y el compromiso de invertir unos 30.000 euros anuales en actos de promoción del escritor.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información