Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corrupción e impunidad

‘La raíz de todos los males’, de Hugo Alconada Mon, deja en el lector una intensa desazón. Y un vago sentimiento de desesperanza

Portada de 'La raíz de todos los males'.
Portada de 'La raíz de todos los males'.

El contrabando fue la primera gran industria de Buenos Aires. En los siglos XVI y XVII, el imperio español privilegiaba el puerto de Lima (vía istmo de Panamá) y Argentina quedaba al final del recorrido, casi olvidada: los porteños tuvieron que arreglárselas, y quizá de ahí procede una problemática relación colectiva con ciertas leyes. La gran industrialización, desde finales del XIX, trajo consigo una formidable marea de corruptelas en la que tuvo un papel destacado, como sobornador, el catalán Francesc Cambó. Las cosas no han mejorado mucho en el siglo XXI. Sobre la expresidenta (y posible candidata el año próximo) Cristina Fernández de Kirchner pesan seis causas judiciales, entre ellas la llamada “los cuadernos del chófer”, considerada el mayor sumario por corrupción en la historia del país, y una orden de detención no efectiva por su inmunidad parlamentaria.

Un libro reciente se ha convertido en símbolo del hartazgo ante un problema endémico. El título es expresivo: La raíz de todos los males. El subtítulo lo es aún más: Cómo el poder montó un sistema para la corrupción y la impunidad en la Argentina. El autor, Hugo Alconada Mon, goza de un gran prestigio como periodista de investigación del país y fue uno de los descubridores del caso de los cuadernos. La raíz, como se abrevia el título, es de largo el ensayo más vendido y se encuentra en todas partes. Pero Alconada no se muestra optimista. En sus entrevistas repite que aún hay tolerancia con el fenómeno y que la triste frase “roban, pero hacen” mantiene su vigencia. El sistema de la corrupción implica, según él y con las debidas excepciones, a los políticos, los empresarios, los jueces, los altos funcionarios, los sindicalistas, la policía y los periodistas. La raíz, abundante en datos, deja en el lector una intensa desazón. Y un vago sentimiento de desesperanza.

La raíz de todos los males. Hugo Alconada Mon. Planeta Argentina.