Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la SGAE: “No hice nada irregular ni ilegal”

Fernández Sastrón afirma no saber por qué el juez le imputa por el ‘caso rueda’

José Miguel Fernández Sastrón, durante el encuentro con la prensa.
José Miguel Fernández Sastrón, durante el encuentro con la prensa.

Sabe que está llamado a declarar, como investigado, el 4 de octubre. Pero sostiene que desconoce por qué. “No tengo ninguna pista de qué quiere saber de mí el juez. No he hecho nada irregular ni ilegal”, aseguró ayer el presidente de la SGAE, José Miguel Fernández Sastrón, en un encuentro con la prensa en la sede de la entidad, convocado a raíz de su imputación en el caso rueda. En tres semanas, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno le escuchará junto con otros siete investigados, para aclarar su relación con este presunto fraude entre socios de la SGAE y empleados de televisiones, que generaban ingresos millonarios gracias a las canciones emitidas de madrugada en varias cadenas.

Sastrón repitió, desde la primera operación policial contra la rueda, en junio de 2017, que no había “ninguna posibilidad” de que se le investigara. Ahora que ha ocurrido, descarta dejar su cargo, porque ya hay unas elecciones convocadas, para el 26 de octubre: “Estamos todos dimitidos, nos encontramos en funciones”.

Sastrón subrayó ayer que el juez y la policía sospechan sobre todo del periodo entre 2005 y 2011, y que él es presidente desde 2016: “Lo que se investiga no atañe a mi gestión en la SGAE. Ni tampoco es un caso de corrupción en la entidad. Hasta donde yo sé se analizan posibles registros falsos de canciones y prácticas que condicionaron la mayor presencia de ciertos temas en las televisiones”. En el sumario del caso rueda, Sastrón apareció como investigado, solo policialmente, en junio de 2017, por un presunto delito de administración desleal.

“No estoy encantado de que el juez me llame. Preferiría que no necesitara nada de mí. Pero me alegro de poder ir y aclarar mi versión”, agregó ayer. Antes, ofreció su relato a los periodistas, junto con su liquidación de los últimos 14 años. “Me parece triste que tenga que enseñarla. No he utilizado nunca mis cargos [miembro de la junta, vicepresidente y ahora máximo responsable] en mi provecho”, sostuvo Sastrón. Según el documento, entre 2005 y 2010, ingresó una media de 32.736 euros anuales por los derechos de autor de sus temas; en 2011, su recaudación cayó hasta 16.249 euros. Y a partir de ahí, fue descendiendo hasta los 459 euros de la primera mitad de 2018. Para Sastrón, es un indicio de que nada tuvo que ver con un fraude que el juez estima en 100 millones. “O andaba despistado o soy tonto”, bromeó.

El presidente invitó a poner el foco sobre el poder de las grandes multinacionales en la SGAE, anunció una auditoría para revisar muchos contratos editoriales y restó hierro a sus recientes encontronazos con Cultura. Además, lamentó que se esté “criminalizando” a todos los músicos cuyos temas se emiten por la noche; él tiene claro que volvería a componer para los programas de madrugada. Eso sí: “Si alguien me lo pide”.