Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sello de Eduardo Arroyo

Correos escoge una obra del artista para su serie sobre arte contemporáneo, creada en 2011

El artista Eduardo Arroyo, en la presentación del sello con una de sus obras.
El artista Eduardo Arroyo, en la presentación del sello con una de sus obras.

Dos hombres vestidos de negro, como si se tratara de un encuentro entre detectives. Se miran fijamente, aunque el mosaico de cuadrados de colores que compone su rostro les otorga un aspecto indefinido. Parmi les peintres (Entre los pintores) es el nombre de la serie a la que pertenece esta obra, creada por el artista figurativo Eduardo Arroyo (Madrid, 1937).

"Para Arroyo, esos personajes se comunican de la misma manera que lo hace el sello con la persona que lo ve", ha explicado a EL PAÍS Modesto Fraguas, subdirector de Imagen, marca y filatelia de la institución. Esa es la razón por la que el pintor madrileño eligió esta obra para que se convirtiese en el octavo sello de la colección Arte Contemporáneo de Correos.

Como coleccionador de sellos, para el artista fue una grata sorpresa saber que tendría el suyo: "A los ocho años, mi madre me regaló una colección de estampillas y desde ahí las he ido juntando. Nunca imaginé que tendría mi propio sello, fue muy emocionante cuando lo supe”, ha recordado Arroyo.

En 2011, la empresa pública creó esta colección con el objetivo de conmemorar a los más ilustres artistas contemporáneos nacionales con obras suyas. Desde entonces, cada año ha lanzado estampillas de Antoni Tàpies, Manolo Valdés, Antonio López, Miquel Barceló, Eduardo Chillida, Jaume Plensa, Alberto Schommer y, ahora, Eduardo Arroyo. "Es la forma que tiene Correos para reconocer a grandes creadores, y en el caso de Arroyo quisimos dárselo en vida", ha añadido Fraguas.

Literato, pintor, escultor, dibujante, escenógrafo, son solo algunas de las vocaciones que Arroyo ha desarrollado durante su trayectoria creadora. Considerado como uno de los principales renovadores de la pintura europea a mediados de los años sesenta del pasado siglo, sus obras están en los más importantes museos de arte moderno de todo el mundo, como el Reina Sofía, el Museo de Arte Moderno de París, el MoMA de Nueva York, el MACBA de Barcelona, IVAM de Valencia y Museo de Bellas Artes de Bilbao.