Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando Alexis Taylor descubrió la canción protesta en español

El artista británico publica 'Beautiful thing', nuevo disco en solitario, y actúa en junio en el festival Paraíso de Madrid

Alexis Taylor en un concierto en 2016.
Alexis Taylor en un concierto en 2016. Redferns

Alexis Taylor cree que uno de los mejores discos de Hot Chip es justamente el que no se encuentra en Spotify. El cantante del grupo británico atiende a EL PAÍS desde Tottenham (Londres) el mismo día en que sale a la luz su esperado nuevo disco en solitario (Beautiful thing) y dice estar de acuerdo en que el EP que publicaron en 2008 junto a Robert Wyatt y Geese es de lo mejor que han hecho jamás.

“Grabar con Wyatt fue un sueño hecho realidad”, exclama el autor de rompepistas mil veces bailados como Over and over o Are you ready for the floor. “Pusimos tanta creatividad y energía en aquellas sesiones… Sus contribuciones fueron mágicas para nuestra música. Fue él quién me descubrió la canción protesta en español, gracias a las versiones que hizo de temas como ‘Te recuerdo Amanda’, que me encanta”.

Frente al posicionamiento político del exbaterista de Soft Machine, la reivindicación del pop electrónico de Hot Chip se reduce a proclamas como “el skate ya no es un crimen” (Roll on blank tapes). “Que no haya usado mi música en ese sentido no significa que no me preocupen los derechos de las personas o las causas políticas”, aclara Taylor. “La indigencia es un problema cada vez mayor aquí y en cualquier ciudad. Es grave que nuestra sociedad no se ocupe de la gente que vive en la calle”.

Al también miembro de About Group le enfada “la corriente en contra de los inmigrantes y que existan personas intolerantes con la gente que no es de su mismo origen o etnia”, un fenómeno que califica de “problema importante en Reino Unido”. Taylor se considera a sí mismo un privilegiado “porque la mayoría no tiene la oportunidad de hacer lo que quiere a nivel artístico y encima poder vivir de ello”. En su caso, recuerda, siempre ha sido así, “excepto cuando trabajé en una tienda vendiendo compact disc y VHS". 

Privilegiado pero no acomodado, Taylor combina su interés por componer y editar en paralelo a la banda que le da de comer desde hace quince años con su tendencia a la vanguardia, en esta ocasión representada en forma de instrumentos y tecnología creados por él mismo y producidos por Tim Goldsworthy. “Una de las cosas que hicimos en Beautiful thing fue sacar el corazón de un piano y usarlo como unidad de reverberación mezclado con mi voz”.

Núcleo familiar

También usó la voz de su hija de ocho años, a la que grababa antes de dormir para el sutil cameo en Dreaming another life. Ella es quien marca su rutina diaria. “La llevo cada mañana al colegio y después trabajo en el estudio o en el local de ensayo hasta que la voy a buscar de nuevo por la tarde y paso el resto del día en familia. Cuando no estoy girando, pinchando o tocando, voy a galerías de arte y conciertos”. En ese núcleo familiar y doméstico conviven los conceptos que le inspiran, “la amistad, el amor, traer un hijo al mundo, la noción de creatividad y celebración”.

Desde hace un tiempo Taylor tripula una gira perpetua como músico y DJ que vive cada verano su temporada alta y recalará el fin de semana del 8 y 9 de junio en Madrid, con su show ‘Hot Chip Megamix’, dentro del festival Paraíso, una iniciativa del cofundador del FIB José Morán, que tendrá lugar en el Campus de la Universidad Complutense y ya ha confirmado en su cartel a Róisín Murphy, Apparat o Kiasmos. También podremos verle en julio en el Bilbao BBK Live.

De Sun Ra a Black Sabbath

En un momento en el que el trap es mainstream y la mayoría de adolescentes considera más cool la electrónica y música urbana que las formaciones de rock, el sonido de Hot Chip podría jugar con ventaja. Sin embargo, su cantante se desmarca totalmente: “Me siento conectado con los jóvenes pero al mismo tiempo me siento bastante viejo y lo que hago es lo que me mueve a mí y lo que me gusta, no estoy al tanto de las modas o las corrientes. No estoy más a favor de la música electrónica que del pop. Me gusta tanto Sun Ra como Black Sabbath”. ¿Y más allá de los clásicos básicos? “Colón Man de Equiknoxx, amo ese disco”.

En un momento en el que el trap es mainstream y la mayoría de adolescentes considera más ‘cool’ la electrónica y música urbana que las formaciones de rock, el sonido de Hot Chip podría jugar con ventaja. Sin embargo, su cantante se desmarca totalmente: “Me siento conectado con los jóvenes pero al mismo tiempo me siento bastante viejo y lo que hago es lo que me mueve a mí y lo que me gusta, no estoy al tanto de las modas o las corrientes. No estoy más a favor de la música electrónica que del pop. Me gusta tanto Sun Ra como Black Sabbath”. ¿Y más allá de los clásicos básicos? “Colón Man de Equiknoxx, amo ese disco”.