Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eclipse de ratón

Sus imágenes son familiares al espectador, pero remiten a aquello que rehúye las palabras. El Centro de Arte La Panera revisa el extenso trabajo de Juan Pérez Agirregoikoa

'Élite' (2013), de Juan Pérez Agirregoikoa. Ampliar foto
'Élite' (2013), de Juan Pérez Agirregoikoa.

Sobre la fachada del Centro de Arte La Panera, en Lleida, una enorme pancarta grita al visitante: “Quiero una moto de 125cc. HOY”. Es parte de la exposición de Juan Pérez Agirregoikoa (San Sebastián, 1963) comisariada por Peio Aguirre. Un proyecto conjunto de La Panera y Artium en Vitoria.

Dentro de la sala, dos gigantescas pancartas —de espaldas una a la otra— cortan el espacio. La primera, escrita como una carta anónima, juntando letras de distintos formatos, invita al miedo: il Y A uN eNNEMi (hay un enemigo). La segunda habla del deseo: MARX I love you, will u marry me? (MARX, te amo, ¿te casarías conmigo?). Las pancartas atadas a la cola de un avión, como los anuncios comerciales, sobrevolaron la costa de San Sebastián un verano. Esta acción, titulada Lalangue Lavion (2011), se muestra además en un vídeo. A su lado, la serie de dibujos realizados con ordenador Ex–votos (1993-1999) mezcla cultura popular y medio artístico en el relato de unos milagros irónicos y delirantes.

El trabajo de Pérez Agirregoikoa investiga los distintos formatos de representación —pancartas, exvotos, medios de comunicación— y sus códigos para distorsionarlos o desbordarlos utilizando el humor. Pero es un humor serio que roza el tabú social. Si no, ¿a qué aluden estas pancartas? ¿Hay una industria político-militar del miedo? Y ¿qué pasó con la revolución?

El trabajo de Pérez Agirregoikoa investiga los distintos formatos de representación y sus códigos para distorsionarlos con el humor

También sus dibujos, quizás su faceta más conocida, de la que aquí se muestran diversas series, evidencian un desajuste, una discordancia entre la ligereza de la acuarela y lo punzante de los mensajes que aparecen. Por ejemplo, en la serie sobre el fútbol, vemos a un personaje que cuelga una pancarta en el estadio vacío: J’ai des pulsions de droite (tengo pulsiones de derechas); en otro, varios hinchas levantan su bufanda:¡Forget Parents! (¡olvida a los padres!).

La gestión de la autoridad y sus discursos (ideología, educación, cultura) vertebra su trabajo. Su exposición dentro del programa Fisuras del Museo Reina Sofía, celebrada en 2012, aglutinaba muchos de esos temas. Titulada ¿Queréis un amo? ¡Lo tendréis!, el artista parafraseaba a Lacan para hablar de un amo extensible a la idea de patria, de empresa, Marx o del propio sistema artístico. Hablaba de la elección de la seguridad y la consiguiente pérdida de deseo, o la sustitución de un amo por otro y del fracaso de la revolución.

Un trabajo cuya lucidez y mirada crítica no excluye al propio artista, como vemos en la serie The Muntadas Syndrome (el síndrome Muntadas), un guion gráfico de 37 dibujos al carboncillo que relata el encuentro de un artista de éxito, ergo un viajero global, con lo real en el sentido lacaniano del término, con aquello que no se dice. “En realidad me estoy riendo de mí… Siempre que hago algo, me recuerdo a mí mismo el logión platónico: la práctica es la matriz de la apariencia”, escribe en el catálogo.

El texto de Platón sobre el mito de la caverna es el soporte principal de la película Radiophonie, realizada expresamente para esta exposición. La película aborda el espacio entre cómo son las cosas y cómo las vemos, el espacio preferido del trabajo de Juan Pérez Agirregoikoa. Cierra la muestra la bella película Letra muerta, realizada en Brasil para la 31ª Bienal de São Paulo, que parte del evangelio de san Mateo para tratar la relación entre doctrina cristiana y capitalismo.

Dicho esto, no es fácil encuadrar el trabajo de este artista. ¿Qué decir, por ejemplo, de este texto que acompaña a un dibujo: “Ni dios, ni patria, ni condón, ¡reproducción!”? Bajo su aparente humor cuestiona nuestras formas de vida y nuestros discursos políticos y culturales, pero es una crítica sin salvación, a la altura de la realidad en la que vivimos.

Juan Pérez Agirregoikoa. 38 de julio-37 de octubre. La Panera. Lleida. Hasta el 3 de junio.