Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ensayo

Orgullo microbiano

Yo contengo multitudes, el exitoso primer libro del periodista británico Ed Yong, es un potente microscopio que reivindica las bacterias que anidan en nuestro cuerpo

Vista de una célula gigante desde un microscopio.
Vista de una célula gigante desde un microscopio.

La circunstancia de Ortega vale, pero el yo se ha vuelto muy complejo. Somos un yo que en realidad es una multitud, un número de esos que nos cuesta imaginar: billones. Cada organismo está compuesto de millones de millones de células, sí, pero también de microbios con los que vivimos en una maravillosa simbiosis, dice Ed Yong. Aunque es un número difícil de precisar, y del que se han dado muchas variantes, “las últimas estimaciones dicen que tenemos alrededor de 30 billones de células humanas y 39 billones de células microbianas”. Yo contengo multitudes nos cuenta quiénes son y qué hacen esos compañeros de viaje que nos pueblan y sin los cuales no seríamos.

En uno de sus Cuentos de vacaciones, Santiago Ramón y Cajal describe a un Pesimista corregido que, gracias a un cambio en “la extremada finura de la organización retiniana y vías ópticas”, puede “percibirlo todo como si las cosas estuvieran colocadas en la platina de un potente microscopio”. El mundo de los microbios patógenos le resulta, claro, espeluznante. Sin embargo, Ed Yong nos ofrece otro potente microscopio y lo que vemos no es, en absoluto, espeluznante.

Porque, pese a su mala fama, “la mayoría de los microbios no son patógenos. No causan enfermedades. Las especies de bacterias que producen enfermedades infecciosas en los seres humanos son menos de cien”. Este libro nos abre la puerta al mundo microinfinitesimal, “el increíble universo que existe en el interior de nuestros cuerpos”. Se trata de un viaje alucinante, parafraseando a Asimov.

“Cuando una madre humana amamanta a su hijo, también alimenta a los primeros microbios de su hijo”. O, visto desde otro lado, el famoso paso de Armstrong y Aldrin en la Luna fue también un paso de gigante para el género microbiano. Así, el libro nos lleva, a lo largo de toda la historia evolutiva conjunta y más allá, hasta el futuro, convencido de que “toda zoología es en realidad ecología”.

Y nos plantea, desde luego, cómo sería el mundo sin microbios, un lugar sin enfermedades infecciosas y sin plagas, “pero ahí acaban las buenas noticias”. Aunque nuestra desaparición no sería tan rápida como la de otras especies, “la Tierra experimentaría una desertización catastrófica”, además de otro montón de desdichas varias, lo que daría lugar “al completo colapso de la sociedad al cabo de un año, más o menos”. Por eso, dice Yong, pese a que hemos temido y odiado a los microbios, “son importantes. Es hora de valorarlos, pues de lo contrario nuestra comprensión de la biología humana sería muy pobre”.

Ed Yong, licenciado en Artes y graduado en Zoología, ha transitado de la filosofía a la bioquímica, una buena forma de ser periodista científico, campo en el que ha recibido numerosos reconocimientos. Yo contengo multitudes, su primer libro, ha sido un éxito mundial, tanto por la historia que cuenta como por la manera de contarla. Nunca nos habían hablado así de nosotros mismos, haciéndonos ver que “yo albergo multitudes” quiere decir, en realidad, “yo soy esas multitudes”.

COMPRA ONLINE 'YO CONTENGO MULTITUDES'

Autor: Ed Young

Editorial: Debate (2017).

Formato: versión Kindle y tapa blanda (416 páginas).

POR 16,05€ EN AMAZON