Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vida entre guepardos y quebrantahuesos

Kike Calleja viaja a Sudáfrica y por la geografía española en la segunda temporada de 'Río salvaje'

Con su programa Río salvaje, Kike Calleja quiere llevar un mensaje de concienciación sobre la necesidad de cuidar la naturaleza. "Necesitamos nuestra vida salvaje, nuestros bosques y animales. Si nos quedamos sin ellos es un desastre", dice el aventurero y experto en pesca sin muerte. Para seguir transmitiendo ese mensaje regresa este domingo a Be Mad (23.00) Río salvaje con 14 nuevas entregas.

En los primeros seis episodios, el equipo del programa viaja hasta Sudáfrica a la reserva natural de Gondwana. Allí conocerán el trabajo que llevan a cabo Mark y Wendy Rutherford, propietarios de esta reserva privada. "No solo hemos ido a grabar los animales que tienen allí, como los cinco grandes —león, rinoceronte, búfalo, elefante y leopardo— y muchos otros, sino que hemos trabajado con todo ese equipo, conociendo su horario, cómo se levantan y a lo mejor por la mañana hay que coger un helicóptero para ir a dormir un elefante para sacarle sangre, o desparasitar un rinoceronte, o arreglar una valla que se ha roto...", explica Calleja a EL PAÍS, que también destaca la labor de los antifurtivos en la reserva. "El humano es el gran depredador, si han desaparecido y seguirán desapareciendo especies es por nosotros".

La vida entre guepardos y quebrantahuesos

En Gondwana, el programa producido por Zanskar Producciones experimentó con nuevos gadgets para captar imágenes desde un punto de vista diferente. "Hemos comprado un juguete, un coche teledirigido de 30 euros, y le hemos puesto una cámara trampa. Así tenemos imágenes de primer plano de los pelitos del morro de un rinoceronte o de una jirafa, o una leona que coge el coche y se pone a jugar con él".

También vivieron momentos de peligro. "Yo un día me caí y toqué el cable de electricidad para los leones y me dio un calambrazo de miedo". Pero son más los gratificantes. "Ha habido acciones que recuerdo ahora y me emociono. Llegar a tocar un guepardo, por ejemplo", recuerda de un animal que una familia tenía en cautividad —"jugaba con un perro, cuando lo que tenía que estar es salvaje y cazando en la sabana"—. Cuando quisieron deshacerse de él, llegó a la reserva. "Hemos estado viendo cómo lo reintroducen y lo ayudan, porque tiene que aprender a cazar, a comer por su cuenta y evitar los leones, su gran enemigo".

Para los capítulos restantes, el programa regresa a España y recorre la geografía de la península centrando cada entrega en un animal de la fauna autóctona. Además, recuperan el espíritu del programa Desafío extremo, del que era parte junto a su hermano Jesús Calleja. "Nos hemos metido en escaladas brutales para ir a buscar alimoches para volver a meterlos en el nido, buceos, me he colgado en unas cuerdas de un globo estático... Hemos metido mucha aventura este año", cuenta Kike Calleja. Y siempre sin perder el mensaje de concienciación que quieren transmitir. "Hemos introducido el 15º quebrantahuesos en los Picos de Europa, hemos ido a hacer un salvamento de gallipatos, que es un tritón, el más grande que tenemos en Europa y está en la sierra de Gredos, hemos hablado mucho de la sequía y los incendios...".

Más información