Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido debate si hacer ficción con el ISIS

‘The State’, centrada en cuatro musulmanes británicos reclutados por el Estado Islámico, genera polémica

Sam Otto (segundo por la izquierda) y Ryan McKen (en el centro), en el primer capítulo de 'The State'.
Sam Otto (segundo por la izquierda) y Ryan McKen (en el centro), en el primer capítulo de 'The State'.

La ficticia historia de las experiencias de un grupo de jóvenes británicos que se unen al Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) centran la serie The State, que está levantando ampollas en Reino Unido. Channel 4, que la estrenó el domingo, tres días después de los atentados en Cataluña que han dejado 15 muertos y casi un centenar de heridos, defiende una emisión acusada por algunos de ensalzar al ISIS, mientras la audiencia se divide entre quienes la tachan de repulsiva y quienes consideran necesario analizar el terrorismo yihadista.

El primero de sus cuatro capítulos, que congregó a 1,4 millones de espectadores, arranca con la decisión de cuatro jóvenes musulmanes nacidos y criados en suelo británico —dos hombres y dos mujeres— de trasladarse a Siria para sumarse a las filas del ISIS. Jalal convence a uno de sus mejores amigos, Ziyaad, para que le acompañe, mientras Shakira, que ha estudiado medicina, quiere ayudar a los combatientes islámicos. Completa el grupo la adolescente Ushna, captada a través de Internet. A su llegada a territorio sirio controlado por los yihadistas son segregados y solo los hombres recibirán entrenamiento para luchar, aunque todos ellos son conminados a olvidar su vida anterior.

“Las horribles acciones del Estado Islámico son una cuestión importante que confrontar y explorar”, ha alegado Peter Kosminsky, guionista de la serie, cuyo equipo dedicó 18 meses a la investigación previa y se entrevistó con varios reclutas que acabaron regresando desencantados a Reino Unido. Ese “proceso que acaba conduciendo a la decepción” tendrá su reflejo en los siguientes episodios, ha adelantado Kosminsky en las entrevistas promocionales, quien confía en que la historia “tenga un impacto disuasorio”.

Reino Unido debate si hacer ficción con el ISIS

No lo ve igual el tabloide Daily Mail, que ha abanderado las críticas contra una propuesta que, a su entender, glorifica al ISIS. El Estado Islámico también asumió, entre otros atentados cometidos en Europa, la autoría del doble ataque en el puente de Londres y la zona de bares y restaurantes de Borough Market el pasado 3 de junio, que dejó siete muertos. A ellos se suman los 22 asesinados en el ataque del 22 de mayo en el Manchester Arena y los cinco a las puertas del Parlamento de Westminster justo dos meses antes.

En ese contexto —y con la memoria de los 52 muertos y cerca de 700 heridos en Londres en julio de 2005, el peor ataque yihadista en Reino Unido, que asumió Al Qaeda—, la serie ha despertado el rechazo, volcado en Twitter, de un sector de los televidentes. Otros, por el contrario, califican la propuesta como “valiente” y “reveladora”, en línea con la opinión de algunas críticas de televisión, como la publicada por The Guardian tras la primera entrega. Este diario recabó la opinión de Charlie Winter, experto del King’s College de Londres y responsable de un centro internacional de estudios sobre la radicalización. Winter concluye que los guionistas de The State han realizado una investigación exhaustiva y nada superficial sobre las motivaciones de esos británicos arrastrados por el Estado Islámico.

“El ISIS ha causado mucho dolor y sufrimiento en todo el mundo, pero, a menos que entendamos por qué algunos de nuestros jóvenes eligieron renunciar a sus vidas para viajar a Siria, y por qué hombres y mujeres nacidos en democracia optan por entregar sus vidas en su nombre, ¿cómo vamos a combatir su credo nihilista?”, se pregunta Kosminsky.

La reacción de una víctima

“Lo último que necesitan las familias de las víctimas es una serie de televisión sobre el Estado Islámico, cuando sus vidas han sido desgarradas por ese mismo grupo”, ha escrito en el Daily Mail Bethany Haines, quien tenía 17 años cuando su padre fue decapitado por el ISIS en Siria en septiembre de 2014.

David Haines había sido secuestrado año y medio antes cuando trabajaba en tareas humanitarias en los campamentos de refugiados de Athem, una localidad del norte sirio muy próxima a la frontera con Turquía. Su asesinato fue filmado y difundido por los yihadistas. La joven reclama en su texto que se posponga la emisión de The State.

Más información