Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE BILBAO

Toreo hondo e inconcluso de Curro Díaz

La plaza homenajeó al desaparecido Iván Fandiño, que estaba anunciado en los carteles

21-08-17- BILBAO CORRIDAS GENERALES 3ª DE FERIA CURRO DIAZ CON SU SEGUNDO AL QUE CORTO UNA OREJA 2rn FOTO: FERNANDO DOMINGO-ALDAMA
21-08-17- BILBAO CORRIDAS GENERALES 3ª DE FERIA CURRO DIAZ CON SU SEGUNDO AL QUE CORTO UNA OREJA 2 FOTO: FERNANDO DOMINGO-ALDAMA EL PAÍS

Iván Fandiño, que estaba anunciado para la tarde de ayer en los carteles de la feria de Bilbao, fue el protagonista ausente de la corrida. La banda municipal le dedicó el Agur Jaunak antes del paseíllo con la plaza puesta en pie y las cuadrillas desmonteradas, y Díaz y Del Álamo brindaron al cielo sus primeros toros.

Pero el festejo no respondió como cabía esperar; en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, la culpa fue de los toros, muy mansos, sosos, descastados y sin clase, a excepción del cuarto.

Ese fue el toro de más calidad, manso en el caballo y dificultoso en banderillas, acudió a la muleta con buen son y tranco, pero Curro Díaz no alcanzó el triunfo redondo que el animal merecía. Sus inicios con la muleta fueron esperanzadores, por bajo, elegante y artista. Las dos siguientes tandas con la mano derecha estuvieron preñadas de templanza y cadencia, y en justicia destacaron la nobleza encastada del animal y la enorme torería del diestro. Pero lo bueno no duró lo suficiente. Se dejó enganchar la muleta en demasía, y, a partir de ahí, su labor quedó deslucida. La faena no tuvo arrebato y sí colofón con la espada, motivo por el que paseó la oreja.

ALCURRUCÉN / DÍAZ, ADAME, DEL ÁLAMO

Toros de Alcurrucén, bien presentados, mansos, sosos y descastados, a excepción del cuarto, noble y con clase.

Curro Díaz: pinchazo hondo, dos pinchazos, estocada —aviso— (silencio); pinchazo y estocada delantera fulminante (oreja).

Joselito Adame: pinchazo y bajonazo (silencio); metisaca y estocada (ovación).

Juan del Álamo: media estocada (vuelta); metisaca y media atravesada (silencio).

Plaza de Bilbao. Tercera corrida de feria, 21 de agosto. Un tercio de entrada.

Se encontró en primer lugar con un serio, manso y correoso toro que le impidió todo atisbo de lucimiento a pesar de su buena colocación y firmeza. Se justificó sobradamente el torero, pero sobresalieron los defectos de su oponente, soso, sin calidad y muy distraído.

Destacó más Joselito Adame con el capote que con la franela; se lució con suavidad a la verónica en sus dos toros, y destacó asimismo en quites por chicuelinas y delantales. Pronto se afligió su primero, noble y manso toro que levantó expectativas de salida, pero no aguantó el compromiso de tercio final. Abrió la boca en los primeros compases, mostró síntomas de agotamiento y no más permitió que el diestro mexicano dibujara una templada tanda con la mano derecha. El bajonazo final emborronó las buenas intenciones del torero. Otro que decepcionó, y de qué manera, fue el quinto, con el que se lucieron en banderillas Fernando Sánchez y Miguel Martín. Por ajustados estatuarios inició Adame la faena de muleta y se le valoró con justicia su firmeza ante la acometida codiciosa del animal; pero ahí acabó todo. El toro se quedó sin fuelle, y el resto careció de interés.

De salida cantó el tercero que estaba en la frontera de la invalidez, más dispuesto a doblar las manos -y bien que las perdió en ocasiones varias- que en acudir con presteza a los engaños. Se arrodilló ante el caballo, y aunque el presidente lo mantuvo en el ruedo, atendió de mala gana las invitaciones de su matador, aseado y decidido en aceptables tandas que no consiguieron elevar el tono de su actuación. A pesar de ello, dio una vuelta al ruedo que no tuvo mucho sentido. Nada pudo redondear Del Álamo en el sexto, que repartió tornillazos y acabó con la muy decidida voluntad del torero.