Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feria de videojuegos Gamescom | Entre la palomita y el ‘underground’

Ludoteka se traslada a Colonia, convertida en la capital del videojuego mundial del 22 al 26 de agosto

Otra vez, pero como nunca, el desembarco de Normandía. Los orcos de la Tierra Media y su revolución liderada por el alma de un elfo. Un grupo de chavales que podría haber protagonizado Los Goonies o Stranger things, pero que han sido pensados en Sevilla. Un anciano que busca reconciliarse con sus decisiones recorriendo en soledad una serie de islas. El videojuego es un continente infinito de archipiélagos. A veces estos se juntan y crean enormes continentes. Continentes como la feria Gamescom, que del 22 al 26 de agosto volverá a copar la actualidad mundial de la industria cultural que más factura.

Se encuentran los videojuegos en un momento similar al que vivió el cine hace unos años, cuando los estudios de mercado y los titulados de economía tomaron al asalto las mesas ejecutivas de los estudios para establecer la férrea dictadura del blockbuster. Este fenómeno sucedió en paralelo a un exilio creativo de las mentes más brillantes a la televisión y dio como resultado la edad de oro que ahora vive el medio.

Póster del videojuego español 'Crossing souls'.
Póster del videojuego español 'Crossing souls'.

Los videojuegos viven algo parecido pero no exactamente igual. Porque aquí, grandes y pequeños, juegan en los mismos soportes. Y eso permite una democratización de los resultados imposible en el séptimo arte. Democratización que hace posible que un pequeño estudio polaco pueda vender más de un millón de juegos que pone al jugador en la piel de un grupo de supervivientes en una ciudad en guerra. Democratización que permite a estudios como el español Mercury Steam, el norteamericano Oddworld Inhabitants o el británico Ninja Theory acuñar un nuevo término, el AAA indie. Es decir, un juego que luce como una superproducción pero que toma el mismo riesgo que el cine de autor. Democratización que ha creado nuevos actores que viven de navegar contracorriente contra la industria, como Devolver Digital, un publisher [el equivalente a una distribuidora cinematográfica] norteamericano que tiene el ojo puesto en el talento de España.

Todas estas tendencias se verán reflejadas, un año más, en la mayor feria europea del videojuego y la que más asistentes concentra del mundo (en 2016, unos 345.000 visitantes). De lo primero, la palomita, el blockbuster que rompe las listas de venta, habrá juegos como el nuevo Call of duty, la franquicia líder de Activision que cambiará la guerra futurista por la madre de todos los conflictos, la Segunda Guerra Mundial. También protagonizará muchos titulares una esperada segunda parte, La tierra media. Sombras de guerra. Se lo espera con ganas por ver la evolución de una mecánica que asombró en su predecesor: el sistema némesis, una mezcla entre artesanía narrativa y magia informática que permitía a los enemigos del jugador recordar cómo se habían enfrentado. Esta continuación planea ir mucho más lejos.

La otra gran protagonista entre las marcas top será Microsoft con su Xbox One X, una nueva versión de su consola con la que planea recortar la enorme distancia que la separa de su competidora, la PlayStation 4, por la vía de la potencia. Juegos como Sombras de guerra serán un buen banco de pruebas para medir en cuánto se percibe la mejora de sus estratosféricas características técnicas. Pero lo verdaderamente esencial son los títulos exclusivos de fuste. Habrá que ver si Microsoft se ha guardado o no un as en la manga ahora que las navidades se acercan.

Desde el lado más underground, el lugar a visitar será el Indie Booth Arena, donde exponen 26 países juegos de todos los tamaños y colores. Entre ellos, España, con títulos que prometen mucho. Crossing souls es uno de ellos. Publicado por Devolver Digital, este Stranger things a la andaluza pone al jugador al mando de una cuadrilla de chavales que deberán lidiar con el mundo de los muertos. Do not feed the monkeys, el regreso del estudio madrileño Fictiorama tras Dead synchronicity, también destaca por su extraño punto de partida: seguir la vida de varios individuos a través de cámaras con la tentación constante de romper la única regla que se nos impone, no interactuar con ellos. Por último, Solo de Team Gotham, también estará entre los títulos mostrados de la armada española, una aventura intimista que invita a recorrer una isla en el papel de un anciano (o anciana) en busca de los misterios del amor. 

1UP, desde la sección Ludoteka de la Revista de Verano, seguirá el día a día de la Gamescom con entrevistas en exclusiva y crónicas del evento. De todo lo que sabemos que estará y de aquellas sorpresas que aguardan tras los píxeles. No hay que olvidar que, hace unos años, la mayor noticia del videojuego, la unión de Guillermo Del Toro e Hideo Kojima para crear Silent Hills, se dio durante este evento. Esperemos que si otro proyecto de fuste se anuncia durante estas fechas, tenga mejor suerte.