Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bailando ‘slows’ en Camboya

La gran aportación francesa a los temas estivales fue reconocer el ‘slow’ como elemento indispensable

La reina Kossamak Nearireath (centro) baja los escalones, ayudada por Jackie Kennedy y el príncipe Norodom Sihanouk, el 8 de noviembre de 1967.
La reina Kossamak Nearireath (centro) baja los escalones, ayudada por Jackie Kennedy y el príncipe Norodom Sihanouk, el 8 de noviembre de 1967. cordon press

Noviembre de 1967. Buena parte de la tropa de corresponsales ha cambiado Saigon por los encantos de Nom Pen. Los más listos han convencido a sus jefes de que la capital de Camboya va a ser escenario de un acontecimiento digno de ser cubierto: la visita de La Viuda al templo de Angkor Wat. La viuda es Jacqueline Kennedy. Aquí hay algo más que un capricho. Primero, Camboya y EE UU rompieron relaciones diplomáticas en 1965. Segundo, Jackie llega en un avión de la United States Air Force. Tercero, es el tipo de jugada sinuosa que encanta al presidente Johnson: ganar un aliado en Indochina y fastidiar a la familia Kennedy.

Aparte, conviene escaparse de Saigon. Tras la temporada de las lluvias, la ciudad muestra todo su horror: la peste de la basura, los millones de refugiados que ocupan cualquier espacio libre, la degradación moral de una guerra donde ambos bandos justifican como "ejecuciones selectivas" lo que no son más que masacres.

En contraste, Nom Pen mantiene sus hechuras de ciudad de provincia, con avenidas arboladas por donde circulan más bicicletas que coches. La suya es una pobreza digna: han renunciado a la cornucopia estadounidense pero gozan de una paz aceptable, apenas rota por refriegas y bombardeos en la frontera.

Disco de 'When a Man Loves a Woman'.
Disco de 'When a Man Loves a Woman'.

Entre los corresponsales, también cuenta el anfitrión. El admirable príncipe Norodom Sihanouk ha mantenido la neutralidad camboyana, a pesar de que en su territorio operan guerrillas como los Jemeres Serei, a sueldo de la CIA, y unos invisibles Jemeres Rojos. Ante la perplejidad de Washington, lo mismo monta un recibimiento multitudinario al presidente yugoslavo Tito (gran estrella del movimiento de países no alineados) que denuncia a Mao por "imperialista".

Sihanouk hace malabarismos sin red, emparedado entre vecinos hostiles y belicosos (Tailandia, Vietnam). Se trata de un bon vivant tan seguro de su carisma que se ausenta de Camboya para tomarse largas vacaciones en Europa. Músico amateur, ha grabado un disco con sus composiciones y patrocina concursos de voces nuevas. Simpatiza con el jazz, tolera el pop que viene de Francia, la antigua potencia colonial.

Sin embargo, el príncipe no juega con las cosas de comer. Imposible penetrar los anillos de seguridad que rodean a la que fuera Primera Dama: los militares camboyanos sonríen pero mantienen a distancia a los enviados especiales. Que solo pueden contar banalidades: que Jackie alimentó a los elefantes reales, que inauguró el John F. Kennedy Boulevard en Sihanoukville, que reposó en Ochheuteal…vaya, hasta eso es especulación: ni modo de aproximarse a la residencia de Norodom, primera línea de playa.

Solución a la desesperada: conseguir, mediante sobornos, habitaciones en el hotel Le Royal, donde se alojan los forasteros. Tiene una boîte y dicen que un día bajó Jackie con sus amigas. Los nativos más fantasiosos insisten en que ¡bailaron al estilo yeyé!

Toma ya, eso sí que sería una exclusiva: codearse con Jackie, extraer alguna información sobre sus conversaciones con el Príncipe. Así que, a la noche siguiente, una manada de lobos (y una loba: Elizabeth Dudman, del Washington Post) se presenta allí, con su mejor ropa.

No hay actuaciones: "esto es una discothèque, señor". Y una discothèque pija: nada de Sinn Sisamouth, Yol Aularong y demás estrellas del pop jemer. Todos los discos son internacionales. Más aún, el pincha ha decidido hacer una sesión fin-del-verano: no paran de sonar les slows.

Es derecho inalienable de los adolescentes franceses tener al menos un amor veraniego, una relación abrasadora…que terminará mal. Tal es el mensaje de los slows que llenan la pista de Le Royal: "Capri, c'est fini", de Hervé Vilard; "Aline", de Christophe. Por Dios, el dj quiere que nos cortemos las venas, protesta Vicente Moreno, el reportero español. Wilfred Barnett, del Guardian, ha desaparecido rumbo al casino que suelen visitar los ministros de Sihanouk.

De repente, una ráfaga de emoción desnuda en los altavoces: "When a man loves a woman", de Percy Sledge. Desesperación de amante abandonado, acompañamiento mínimo de órgano y guitarra. Gérard Decornoy, de Le Monde, saca a bailar a una belleza jemer. Tiene suerte: sigue un torrente de slows de soul. Un inesperado oasis, belleza pura en píldoras de tres minutos. Inimaginable que, a 150 kilómetros, se estén matando reclutas, militantes, mercenarios.

No volvemos a ver a Gérard hasta el viaje de vuelta a Saigon. Está radiante: "voy a pedir el traslado a Nom Pen." Muchas carcajadas: "estás loco, en Camboya nunca pasa nada. Norodom Sihanouk lo controla todo." No podíamos estar más equivocados.

COMPRA ONLINE EL ÁLBUM 'WHEN A MAN LOVES A WOMAN'

Artistas: Percy Sledge.

Sello: Warner Music Spain (1997).

Formato: mp3, CD de audio y disco de vinilo.

Compra desde 8€ en Amazon