Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CÁMARA OCULTA

Confusión de verano

No es cierto que con el calor se estrenen películas menores

Ya se ha comentado aquí que aunque el público pueda haber creído que en verano se estrenan sólo películas de relleno, la realidad viene siendo bien distinta. Esta misma semana, por ejemplo, podemos ver, por fin, Tanna, la australiana que fue este año candidata al Oscar a la mejor película de habla no inglesa, y también Regreso a Monteauk, la última del oscarizado y galardonado director alemán Volker Schlöndorff, o la película argentina premiada en el último festival de San Sebastián, El invierno, (y ojo a otra argentina, el divertido documental Todo sobre el asado), y por si fuera poco, una estrambótica comedia, que quizás de alguna sorpresa, Abracadabra, la última del varias veces premiado Pablo Berger. Y también están en cartel notables películas como la noruega La decisión del rey, alguna pequeña joya, en este caso búlgara, Un minuto de gloria, que pasa por las taquillas sin rozarlas ni mancharlas, así como la que viene a todo lo contrario, fabricada para luchar en taquilla a brazo partido, la comercial Atómica, con Charlize Theron,.

Esta actriz ha dicho en una reciente entrevista que “las mujeres podemos hacer el mismo trabajo o mejor que los hombres”, y al margen de otros aspectos, está claro que de cara a la recaudación a los taquillazos pueden ir a la par unas y otros. En Spider Man: Homecoming y Wonder Woman no ganan hombres sobre mujeres, ni tampoco los dibujos de Capitán Calzoncillos, el primer peliculón, ganan sobre esas chicas asediadas por peligrosos tiburones blancos en A 47 metros. Lo que parece no cambiar son los gustos del respetable, tanto en verano como en cualquier otra estación del año. ¿Qué pude hacer una modesta película búlgara por inteligente que sea, como Un minuto de gloria, frente a, por ejemplo, La guerra del planeta de los simios, un éxito del verano?

No es cierto que con el calor se estrenen películas menores, a pesar de que un tal Juan Ignacio Wert, de idéntico nombre al del ex ministro de Cultura, pero al parecer persona distinta, ha escrito un tuit rotundo: “Digamos que el calor y la relajación de costumbres invita a otro tipo de cine, al menos en las salas”. Será eso. Lo dice casi un ministro.