Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL HOMBRE QUE FUE JUEVES

Andrés Lima: asuntos exteriores

El director prepara el montaje de ‘People, Places and Things’ en Estocolmo

Andrés Lima acaba de volver de Estocolmo, donde ha estado preparando la preproducción de People, Places and Things, de Duncan Macmillan, que se verá en la sala Lilla Scenen del Stadsteatern. No es la primera vez que Lima dirige en Suecia: en 2010, montó Blackbird, de David Harrower, en Gotemburgo, donde volvió en 2013 para poner en escena Affären Danton,de Stanislawa Przybyszewska. “Yo diría que el teatro es su deporte nacional. En el Stadsteatern de Estocolmo incluso hay funciones cada día a las once de la mañana, tanta es la demanda. Los intérpretes suecos tocan todos los registros y están siempre dispuestos a arriesgarse, a cualquier edad. Yo estoy deslumbrado por Sandra Huldt, que va a protagonizar la función. Y ya cuento los días que faltan para agosto, cuando comenzaremos los ensayos”.

Anna Takanen, la directora del Stadsteatern de Estocolmo, encargó a Lima la puesta en escena de People, Places and Things (2015) tras su éxito en la Dorfman, la sala pequeña del National londinense, “muy similar a la Lilla Scenen, que tiene unas 400 butacas”. La producción, dirigida por Jeremy Herrin, saltó el año pasado al Wyndham’s del West End, y en octubre se verá en Nueva York, en el St. Ann’s Warehouse, de Brooklyn. En Barcelona (Beckett y Lliure) se representó la pieza más popular de Macmillan, Pulmons (Lungs), dirigida por Marilia Samper.

“People, Places and Things”, me dice Lima, “es una obra apasionante sobre las adicciones. Emma es una joven actriz que necesita el teatro como necesita el alcohol, el cannabis o los tranquilizantes, porque le permiten experimentar una vida intensa. Una noche se viene abajo interpretando a Nina en La gaviota. De ahí va directa a unas sesiones de rehabilitación, donde se trabaja el programa de 12 pasos y las constelaciones familiares. Ella es profundamente escéptica, pero entra en un mundo donde alternan las alucinaciones con los desdoblamientos y los juegos de papeles: todo un viaje hacia el conocimiento”.

Hablando de constelaciones: le comento que Denise Gough, la actriz que ganó un Olivier por su trabajo en Londres, está interpretando ahora el papel de Harper Pitt en Angels in America, una adicta al Valium que escapa a un universo paralelo. Y no deja de ser curioso que el personaje central de Sueño, la reciente función de Lima en La Abadía, fuera un alcohólico que habita en varias realidades. “También era la historia de un padre y un hijo”, dice, “y resulta que la difícil relación familiar de Emma da lugar a un careo final que es una de las escenas más duras que he visto. Las conexiones generadas por el teatro a veces parecen rozar la magia”. Ahí va una tercera: en el Lliure se verá en octubre Living with the Lights On, el feroz monólogo de Mark Lockyer, el actor adicto y bipolar que se hundió durante una representación de Romeo y Julieta en la Royal Shakespeare. Por las mismas fechas, Lima estrena en Estocolmo. “Y, desde luego, me gustaría poder montar algún día People, Places and Things en castellano”.