Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oskar Fischinger, cineasta y maestro de la música y el color

El influyente realizador de cine y artista plástico de la geometría habría cumplido hoy 117 años

Oskar Fischinger
Oskar Fischinger

Oskar Fischinger nació el 22 de junio, del año 1900, en Gelnhausen (Alemania). Antes de convertirse en animador y realizador de cine, fue músico y también técnico de diseño arquitectónico y de herramientas. En 1920, en Frankfurt, conoció al doctor Bernhard Diebold (escritor suizo y crítico del periódico ‘Frankfurter Zeitung’) en un club de literatura, y éste le sugirió que se dedicara a filmar películas abstractas al ver sus rollos de bocetos abstractos. Esta invitación, unida a la grata impresión que le produjo a su amigo la ‘Opus I de Walter Ruttmann’ en 1921 (primera proyección pública de una película abstracta), llevó al joven Fischinger a decidirse a dejar su trabajo de ingeniero y mudarse a Munich para convertirse en cineasta a tiempo completo.

Sus obras constituyeron desde el principio una combinación de geometría y música que se alejan de la animación tradicional en su época, lo que cobra más valor aún teniendo en cuenta el contexto de dictadura nazi en la que experimentaba Oskar Fischinger.

Oskar Fischinger y Google te convierten en compositor

Sus primeras películas, fechadas a principios de los años veinte, se sitúan entre las más radicales, tal vez porque el animador se sintió retado a crear algo diferente de lo que se hacía en las películas de Ruttman. En ‘Wax Experiments’ y ‘Spirals’, Fischinger diseñó patrones visuales muy complejos que se mueven constantemente en ciclos hipnóticos para luego ser interrumpidos con un montaje de fotogramas únicos con imágenes contrastadas.

Oskar Fischinger, como todo artista abstracto, siente casi siempre la necesidad de probar sus aptitudes, así que también realizó dibujos animados convencionales, demostrando su maestría de la anatomía realista, la perspectiva y el guion habitual.

Oskar Fischinger

En el mundo del diseño, Oskar Fischinger es considerado una figura imponente, especialmente en las áreas de animación. Es reconocido por su capacidad para combinar imágenes abstractas impecablemente sincronizadas con acompañamiento musical, con cada cuadro cuidadosamente dibujado o fotografiado a mano. Un maestro del movimiento y el color, que pasó meses y a veces años ocupado en la planificación y la artesanía de sus animaciones.

En el verano de 1927 Oskar Fischinger abandona Munich para ir a Berlín porque le contratan para hacer efectos especiales de cohetes, paisajes estelares y superficies planetarias para la película de ciencia ficción ‘La mujer en la Luna’, de Fritz Lang, pero se rompe un tobillo en el plató, y en el hospital, dibujando animaciones a carboncillo, decide volver a dedicarse a lo suyo.

Por esa época, Ruttmann ya ha abandonado las películas abstractas, así que Fischinger es libre para explorar sus ideas y se pone manos a la obra con sus ‘Estudios’. La perfecta sincronización de estas animaciones con la música las hacen inmensamente populares en todo el mundo, pero con la llegada de la Alemania nazi, estas obras abstractas no están demasiado bien vistas y los permisos que Fischinger necesitaba para hacer más películas le son denegados.

En estos años, su participación en la invención del proceso Gasparcolor le permite confeccionar nuevas piezas audiovisuales: ‘Composition in Blue’ fue su segunda película a color, en la que usó pequeños modelos geométricos. La expuso en festivales extranjeros sin el permiso apropiado, ganando el King’s Prize en la Exposición Universal de Bruselas en octubre de 1935, y esto situó a Oskar Fischinger en una posición peligrosa.

La Paramount se lo llevó a Hollywood en febrero de 1936, aunque no le permitieron seguir trabajando con el color allí. Más tarde, compró su corto ‘Allegretto’ a la distribuidora para pasarlo a color, lo que acabó convirtiéndolo en una de las piezas de música visual más perfectas, gracias, en parte, a las capas de celuloide que tanto revolucionaron el mundo de la animación por esos años y de las que Fischinger pudo hacer uso.

Oskar Fischinger

Todo intento de Fischinger de filmar en Estados Unidos se topó siempre con complicaciones: compuso ‘An Optical Poem’ (Un Poema Óptico) para la ‘Segunda Rapsodia Húngara’ de Liszt (corto que la Metro-Goldwyn-Mayer -MGM- presenta como un experimento) pero no recibió beneficio alguno; realizó una escena para la película de Disney ‘Fantasía’ (‘Tocata y Fuga en re menor de Bach’), pero tampoco salió bien parado de esta colaboración, porque todos sus diseños eran simplificados y modificados para ser más “representativos” o incluso eliminados.

Frustradas las intenciones como animador de Oskar Fischinger (a pesar de que hizo más de 50 cortometrajes), este gran artista experimental se volvió cada vez más un pintor al óleo, convirtiéndose en un artista prolífico que creó numerosas obras que capturan el movimiento dramático y el sentimiento de sus películas dentro de un solo marco. Insatisfecho con los medios tradicionales, también inventó un artefacto, el Lumigraph, para producir pantallas cromáticas fantásticas con movimientos de las manos -una especie de pintura óptica en movimiento y un precursor de los medios interactivos y los juegos multipantalla de la actualidad-.

El revolucionario cineasta de la técnica de animación y la combinación con la música Oskar Fischinger falleció en Los Ángeles el 31 de enero de 1967.

Incluso con la tecnología avanzada que existe hoy, emular el trabajo de Oskar Fischinger es una tarea casi imposible, según los expertos, porque sus colores y el movimiento están tan cuidadosamente planeados y tan naturalmente juguetones como su tiempo tan preciso y humano.

Por toda su trayectoria artística y vanguardista, el doodle de hoy tiene como objetivo rendirle un homenaje en el día en que habría cumplido 117 años, a la vez que permite confeccionar una original música visual, ya que como él mismo aseguró: “La música no se limita al mundo sonoro. También existe la música visual”.

Más información