Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El milagro lector y negrocriminal de las Casas Ahorcadas

El encuentro literario capitaneado por Sergio Vera celebra su quinta edición y mejora cada año

María Ángeles Zurilla, Carlos Bassas y Sergio Vera.
María Ángeles Zurilla, Carlos Bassas y Sergio Vera.

Todos aquellos que creen que para crear un encuentro literario hacen falta muchos medios están equivocados. La clausura del IV Encuentro no auguraba un buen futuro para el festival, pero, como si se tratase del Ave Fénix, Sergio Vera, su familia, y los integrantes del Club Las Casas Ahorcadas han remontado el vuelo y todos hemos salido ganando.

El arranque dejó a los asistentes con la boca abierta: un brillante pregón en verso de la mano del ganador del Premio Tormo 2015, Domingo Villar. Tras una exhibición de Carlos Bassas de iaido sobre el escenario, katana en mano, Lorenzo Silva y Víctor del Árbol mantuvieron un vis a vis literario desgranando sus técnicas narrativas y sus dispares formas de afrontar la escritura de una novela, charla en la que demostraron que no existe una fórmula mágica para crear buenas novelas. La clave reside en la calidad de la prosa, en la habilidad para contar buenas historias.

Machismo. Sí, todavía

Precisamente este fue el argumento sostenido por Rosa Ribas y Carlos Bassas en un interesante debate acerca de la discriminación de género dentro de la novela negra. Sí, resulta increíble, pero aún es necesario abordar estos temas, y más después de la polémica surgida el verano pasado con las nominaciones a los Premios de la Semana Negra de Gijón, donde entre casi una veintena de nominados no figuraba ni una sola escritora. Para ello, Carlos Bassas elaboró una especie de test literario con 10 textos extraídos de distintas novelas, test en el que nadie fue capaz de atribuir correctamente a un autor o a una autora más de seis fragmentos.

El asunto de los roles de género fue uno de los puntos a destacar en el taller infantil Misterios y gabardinas, en el que gracias a Ana Torres los más pequeños de la casa se saltaron todas las reglas y mataron, literariamente, a los detectives para que las femmes fatales ocupasen su lugar en la investigación. Un derroche de imaginación para romper los moldes y demostrar que todo es posible.

La formación de futuros lectores es uno de los temas que a Vera más le preocupa. No es casualidad que su tesis doctoral se centrase en la formación de lectores competentes. Por eso, varias actividades se centraron en los adolescentes, con presentación del juego de rol Hardboiled o la crónica del Primer Encuentro Literario Margarita Negra en Seseña, donde los estudiantes del I.E.S. Margarita Salas de Seseña disfrutaron allí de dos días de literatura y encuentros con el autor J.E. Alamo. Era verdaderamente llamativo ver cómo charla tras charla los jóvenes de Cuenca y de Seseña se sentaban entre el público más adulto para disfrutar de los contenidos del encuentro.

Uno de los alicientes para lograr que se quedasen era el acercamiento a la literatura por diversos medios. Tuvimos radio, con el programa Negra y Criminal de Podium Podcast, a través de la explicación de su directora Mona León Siminiani de la complicación que conlleva la creación de un programa de estas características. Tuvimos cine, con la charla acerca de la película De Púrpura y Escarlata, rodada en parte en Cuenca, y dirigida por Juanra Fernández. Tuvimos ciencia, con la charla de J. M. Mullet sobre las verdades y mentiras de las técnicas forenses. Tuvimos poesía, con dos recitales de mano de Carlos Salem. Y tuvimos teatro, con tres obras de corta duración escritas por Vicente Marco y ejecutadas por Abra Kadabra teatro.

Gay Flower

Y algo que no falta nunca en Las Casas Ahorcadas es el humor. Para ello, Vera escogió para su tradicional homenaje a uno de los padres de la novela negra española: José García Martínez-Calín, más conocido como PGarcía, creador de Gay Flower, el primer detective homosexual en España. No es que el tema sea para tomárselo a risa, pero el personaje surgió en los años 70 con una clara intención de romper barreras de género, y PGarcía consideró que su mejor arma para hacerlo sería el humor. También tuvimos sexo y se trató de desgranar los motivos por los que hay tan poco sexo en la novela patria con la ayuda de Nieves Abarca, Carlos Salem, Rosa Ribas y Jon Arretxe. ¿La conclusión? Si no es necesario para la historia es mejor descartarlo.

El punto académico lo pusieron los expertos en género negro y directores del Congreso de Novela y Cine negro de la Universidad de Salamanca, Alex Martín Escribá y Javier Sánchez Zapatero. Para ello, presentaron su último libro “Continuará…” un repaso exhaustivo por las sagas literarias patrias más relevantes desde principios del siglo XX hasta la actualidad.

Gracias a los organizadores y a los patrocinadores, públicos y privados, hemos disfrutado de una nueva ubicación mucho más cómoda y refrigerada en el Salón de actos de la Dirección provincial de Educación, Cultura y Deporte. Hemos asistido a charlas con un horario mucho más coherente, pudiendo así llegar a todo. Y la clave de todo festival literario de éxito: hemos disfrutado de contenidos de calidad.

El cierre con la entrega del Tormo Negro a Carlos Bassas no pudo dejar mejor sabor de boca. El escritor, emocionado con un premio votado por los lectores, sintetizó en una frase lo que los asistentes al Encuentro sentimos cada año: que nos quieren, que quieren que nos sintamos como en casa, que quieren que regresemos. Porque sin lectores todo este tinglado no funciona: ni los encuentros literarios, ni la industria editorial, ni el mundo de la cultura. Así que demos las gracias a todos aquellos que hacen lo posible por luchar cada día para que leamos más y mejor.

Más información