Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Último asalto en el combate de palabras

Yolanda García Serrano e Ignacio del Moral se enfrentan en la final del I Torneo de Dramaturgia en el Español

Yolanda García Serrano e Ignacio del Moral son los finalistas del I Torneo de Dramaturgia que celebra el Teatro Español.
Yolanda García Serrano e Ignacio del Moral son los finalistas del I Torneo de Dramaturgia que celebra el Teatro Español.

Las palabras golpearán sin dañar al adversario. El ring del Teatro Español acoge el viernes la final del I Torneo de Dramaturgia que ha enfrentado a ocho dramaturgos a lo largo de mes y medio con el lenguaje y las historias como únicas armas. El último asalto en este combate dialéctico enfrenta a Yolanda García Serrano e Ignacio del Moral, los dos autores que han superado las rondas eliminatorias, en votaciones decididas por el público. Una comedia, Parapeto, de Yolanda García Serrano (Madrid, 1958), buscará el favor de los espectadores, que emiten su veredicto en una urna al final de la función, frente al drama La lástima, escrito por Ignacio del Moral (San Sebastián, 1957).

    Aunque de distinto género, las dos obras finalistas coinciden en la elección de la entrevista periodística como estructura para acometer estas historias de encargo que tenían que cumplir unas estrictas condiciones: ser textos originales para dos personajes, que no excedieran de los 45 minutos y que no necesitaran de ninguna escenografía. Las entrevista con un sastre mexicano que se confiesa amante de Donald Trump, en el caso de Parapeto, y con un político joven en ascenso que oculta un pasado de acoso infantil, en La lástima serán interpretadas por actores cuyos nombres no se saben hasta dos horas antes de la función.

   Son los dos sólidos dramaturgos bregados en teatro, cine y televisión, que se conocen desde hace más de 30 años y se admiran. Rechazan la palabra combate y ponen el acento en el valor teatral que adquiere la palabra en este torneo. “Es un texto al desnudo. Este es el mayor interés de este proyecto, porque normalmente uno se enfrenta a puestas en escena con escenografía y atrezo. A los que nos dedicamos al teatro de palabra, este torneo nos hace sentir cómodos”, asegura Del Moral. No se han sentido encorsetados por las pautas que han regido este torneo de las palabras, que nació en el festival Temporada Alta, en Girona, en el que ya se han realizado siete ediciones en catalán. “Las dificultades no vienen tanto de las estrictas condiciones, sino de buscar sobre qué escribir para conmover al espectador con un texto que leen dos actores sin moverse de ese ring”, asegura García Serrano, en un encuentro celebrado el martes en el Teatro Español. “El teatro con mucho aparataje me interesa poco. Me dan ganas de montar una compañía solo con actores, atriles y un texto. Es la demostración de que la palabra y el actor son la esencia del teatro”, añade el autor de La lástima.

Es esta una oportunidad única para dar el protagonismo absoluto al autor y a la dramaturgia contemporánea española. “No comparto una visión muy catastrofista. No creo que el autor esté más olvidado que otros sectores. Es la tribu en del teatro la que está atravesando dificultades enormes”, dice Del Moral, mientras García Serrano pone el acento en la falta de tiempo y en la escasez de presupuestos dignos para hacer frente a las producciones teatrales, además de la ausencia de mujeres en los teatros más comerciales.

Ya se sabe que el público es siempre soberano, pero aquí, con sus votos en vivo y en directo, lo es de una manera más descarnada. “Estar tan expuesto es complicado. Es un juego como otro cualquiera en el que tienes que entrar, aunque a mí se me hace algo duro” reconoce Del Moral, mientras su contrincante en este último asalto destaca el aliento, la comunicación y la tensión positiva que se vive fuera del cuadrilátero.

Dos registros musicales, dos géneros e historias diferentes que comparten un mismo dolor por la humanidad, que están ahí en el alma de los creadores y que surgen ya sea en forma de drama o de comedia. El combate será más bien una conversación sobre la vida.