Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Que aproveche y gracias por la comida

'Samurai Gourmet' invita a adentrarse en la compleja y amplísima gastronomía japonesa. Y a leer manga

Naoto Takenaka en 'Samurai Gourmet'.
Naoto Takenaka en 'Samurai Gourmet'.

Permítanme que les recomiende una serie para recomendarles un cómic y pedirles ya de paso que si no están muy duchos en la comida japonesa se atrevan a ir un poco más allá del clásico sushi. Todo está relacionado. El gourmet samurái es una serie japonesa original de Netflix inspirada en la obra maestra del manga El gourmet solitario (que a su vez está basado en un ensayo que ya no les puedo detallar porque no lo he leído). La ficción sigue la historia de un directivo japonés recién jubilado que se encuentra con que no tiene nada que hacer. A través de la comida, de visitar diferentes locales, incluso viajar, descubrirá los pequeños detalles de la vida y emociones que no sintió durante su gris vida laboral.

La serie, de 12 capítulos de unos 20 minutos cada uno, es muy simple y se ciñe en mostrar a este venerable y entrañable gourmet comiendo y dándose cuenta de que tiene que disfrutar más de todo lo que le rodea y de que tiene que dejar de ser avasallado por gente grosera. Y también aprender que poco importa el qué dirán. En su camino de renacimiento se imagina a un antiguo samurái que sí que sabe disfrutar de su vida en situaciones complicadas por las que él pasa.

Lo mejor de la serie son las imágenes de la amplia gastronomía. Es casi más un documental de un amplio menú culinario japonés que una ficción. Y lo mismo pasa con el cómic El gourmet solitario y su continuación, Paseos de un gourmet solitario (ambos editados por Astiberri), escrito por Masayuki Kusumi y plasmado en el papel por el legendario dibujante Jiro Taniguchi (autor también de esa preciosidad llamada El almanaque de mi padre), que falleció el pasado febrero.

En la serie, como en el cómic, parece no ocurrir mucho. Pero todo está en los detalles, en lo pausado de la narración. Japón está ahí. Su gastronomía está ahí. El placer de vivir está ahí. Itadakimasu, que aproveche, y gracias por la comida.

Más información