Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La luz de Sorolla se extiende a la Red

El museo del artista incorpora a su web 6.608 imágenes históricas

Joaquín Sorolla pintando en su estudio. Ampliar foto
Joaquín Sorolla pintando en su estudio.

Joaquín Sorolla (Valencia, 1863 - Cercedilla, Madrid, 1923) es uno de los artistas españoles más conocidos, admirados y queridos. Con unas 4.000 pinturas catalogadas, su obra es un reclamo permanente en exposiciones nacionales e internacionales y el interés por su personalidad no deja de crecer. A partir de junio, la aproximación a las imágenes públicas y privadas tomadas a lo largo de su vida van a estar a disposición del público en la web de su museo madrileño con 6.608 imágenes que han sido meticulosamente catalogadas durante los últimos años, según ha informado en rueda de prensa la directora del museo, Consuelo Luca de Tena; la presidenta de la fundación y bisnieta del artista, Blanca Pons Sorolla; José María Arias, presidente de la Fundación Barrié, colaboradores del proyecto y Miguel González, subdirector de Museos Estatales.

La mayor parte del material fotográfico fue donado por la viuda de Sorolla, Clotilde Garcia del Castillo. Consta de un amplio conjunto de positivos antiguos, una serie de placas de vidrio y rollos de material flexible como celuloide. Algunos de estos fondos fueron pasados a nuevos negativos hacia 1987 y fueron positivados posteriormente para su catalogación.

El núcleo más importante de la colección procede de los que almacenó el propio pintor, gran amante de la fotografía. En un segundo lote están las imágenes donadas por su hijo Joaquín Sorolla García, imágenes fechadas entre los años 1931 y 1948, y consta de retratos de amigos y muchas de las actividades realizadas dentro del Museo abierto al público el 11 de junio de 1932. Un tercer grupo está formado por fotografías panorámicas de de las salas y detalles de las obras y, finalmente, cuentan con material procedente de donaciones con imágenes de otros archivos.

Joaquín Sorolla pintando en Burgos.
Joaquín Sorolla pintando en Burgos.

Bajo la proyección de fotografías en las que se puede ver al artista en sus momentos más felices y esplendorosos, Consuelo Luca de Tena afirma que la parte más importante desde el punto de vista documental y artístico es la colección reunida por el propio Joaquín Sorolla.

“Hay que señalar”, recuerda la experta, “que el suegro del pintor, Antonio García Peris, fue un prestigioso fotógrafo valenciano, que Sorolla conoció siendo todavía muy joven a través de su compañero de estudios José Antonio García del Castillo, hijo del fotógrafo. Antonio García dio trabajo en su estudio al joven Sorolla, que desarrolló a partir de entonces un especial aprecio por la fotografía, aprecio que posteriormente toda su familia compartiría. A Antonio García se deben las numerosas fotografías del entorno más familiar e íntimo de Sorolla, fotografías cuya calidad todavía hoy nos asombra por su nitidez y la belleza de su iluminación”.

Famoso desde muy joven, Sorolla fue retratado por grandes fotógrafos de la época. Uno de ellos fue el danés Christian Franzen, residente en Madrid y autor de muchas de las mejores fotografías del artista tomadas en su estudio. También hay fotos de otros personajes, como José Demaría López, amigo de Sorolla y director de la revista Mundo Gráfico, quien le pudo retratar en los últimos años de su vida, cuando afectado por una parálisis hemipléjica progresiva ya no podía coger los pinceles.

De su monumental trabajo para la Hispanic Society de Nueva York y su exposición de 1909 da cuenta el detallado reportaje realizado por Sebastián Cruset. Los archivos incluyen muchas fotografías adquiridas o encargadas por Sorolla para documentarse como las realizadas por Juan Ruiz de Luna, creador de la fábrica de cerámica de Talavera de la Reina.

Más información