Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ópera y el malentendido

Con la presentación en Madrid de 'Le Malentendu', de Panisello, se cumple un mes dorado para el género en España

El director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch, en los Teatros del Canal, durante la presentación de 'Le Malentendu'. Ampliar foto
El director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch, en los Teatros del Canal, durante la presentación de 'Le Malentendu'. EFE

Con la presentación en Madrid de la ópera Le Malentendu, de Panisello, se cumple un mes dorado para la ópera española actual. El 17 de febrero subía a esta misma Sala Negra disPLACE, de dos jóvenes autores, Joan Magrané y Raquel García Tomás. Y tres días después se estrenaba en el Teatro Real La ciudad de las mentiras, de Elena Mendoza. En suma, con este, tres espectáculos operísticos y cuatro autores en un mes son una cosecha inhabitual. Quizá quepa añadir que es esta la primera producción que he visto en la magnética Sala Negra en la que no suma. Tampoco resta, pero con una caja a la italiana como tiene esta ópera parece incongruente que deba conformarse con un aforo tan reducido.

FICHA TÉCNICA

Le Malentendu. Música de Fabián Panisello. Libreto de Juan Lucas, basado en le obra homónima de Albert Camus. Director musical: Walter Kobéra. Director de escena: Chistoph Zauner. Escenógrafo y figurinista. Diego Rojas Ortiz. Electrónica Centre National de Création Musicale de Niza. Vídeo Chris Ziegler. Reparto: Kristján Jóhannesson, Edna Prochnik, Gan-ya Ben-gur Akselrod, Anna Davidson. Orquesta Titular del Teatro Real. Teatros del Canal. Sala Negra. Madrid. 20, 22 y 23 de marzo.

El estreno madrileño de Panisello llega tras haberse presentado en Varsovia y Buenos Aires y, como el protagonista, vuelve a casa. Ya que Panisello, aun argentino, es una figura muy asentada en Madrid, animador de su propio grupo, PluralEnsemble, de una temporada de conciertos y comprometido en la alta docencia.

La turbia historia de Camus no debería ser metáfora de esta vuelta a casa de una ópera española, pese a que los responsables, Panisello y su libretista, Juan Lucas, han preservado el idioma francés original. Y es que el hombre que vuelve se encuentra con una realidad terrorífica. Pero es posible que en el ánimo de Panisello haya algún punto de conflicto relacionado con el retorno; no he podido evitar pensar en ello mientras veía y escuchaba este Malentendu y se me venía a la memoria otra ópera de otro compositor argentino, Oscar Strasnoy, y su ópera Un Retour, a partir de un libreto de Alberto Manguel, estrenada apenas hace siete años en Francia.

Panisello ofrece un espectáculo denso en música y con momentos de auténtica filigrana instrumental. La parte vocal tiene riquezas que llegan al público, pese a tratarse de líneas melódicas muy difíciles. Solo se puede poner alguna pega en el tratamiento del idioma francés que, al decir del libretista, Juan Lucas, debe ser frío, seco, exacto; y quizá suene por momentos casi mecánico, a lo que contribuyen unos cantantes extraordinarios, pero no francohablantes. Puede parecer una simpleza en una ópera realmente rica, pero termina pesando y uno no deja de preguntarse, por qué en francés.

Dejando de lado esta salvedad, Le Malentendu es una producción llena de momentos asombrosos: la textura instrumental de una atmósfera onírica, a lo que tanto contribuye el uso de la electroacústica; el juego de imágenes proyectadas con buen pulso narrativo; la limpieza de la puesta en escena y el juego de actores que evitan esa sobreactuación que parece abundar tanto en ópera contemporánea, mérito indudable del regista Christoph Zauner. Y, sobre todo, unos intérpretes comprometidos con el montaje, los catorce músicos de la Orquesta del Teatro Real, bien dirigidos por Walter Kobéra y los cuatro cantantes en los que resulta incluso injusto destacar a alguno, pese a lo cual pongo de relieve la prestación formidable de Anna Davidson.