Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fábula de niños robados

Pablo Martín Sánchez ficciona el día de su nacimiento en 'Tuyo es el mañana', una intriga sobre el tráfico de recién nacidos

Una fábula de niños robados

Tras un primer libro de relatos, Fricciones (2011), Pablo Martín Sánchez publicó El anarquista que se llamaba como yo (2012), novela que surge al descubrir azarosamente en Google la figura de un olvidado anarquista (de nombre y apellidos homónimos a los del autor), condenado a muerte en 1924 por atentar contra el dictador Primo de Rivera y ejecutado a garrote vil en Vera de Bidasoa, del que ya Pío Baroja había escrito en La familia de Errotachu. En Tuyo es el mañana, fabula en torno al día de su nacimiento, construyendo una intriga que gira alrededor del robo y tráfico de recién nacidos, y otros asuntos. Está protagonizada por el bebé a punto de nacer, un empresario del viejo régimen y su difunta madre, un profesor universitario que vivió el golpe contra Salvador Allende en Chile y es miembro de un grupo armado, la joven alumna con quien mantiene relaciones, una niña solitaria e imaginativa, y un galgo corredor de afamada estirpe irlandesa encerrado en un canódromo barcelonés.

La novela cubre 24 horas en la vida de tan dispares personajes, cuyos destinos confluyen al final de la jornada en una acción muy bien urdida desde el punto de vista del engranaje narrativo y muy ligada a la realidad histórica del momento —las componendas políticas de la Transición, las manifestaciones proamnistía y demás, la fundación de la CEE, la creación de la Brigada Nacional Antiterrorista dirigida por Conesa, los atentados y secuestros, etcétera—, y, sobre todo, a la intrahistoria, pues comparecen en estas páginas las canciones y las melodías del momento, Johan Cruyff, portadas de periódicos, las computadoras…

Narrada en primera persona, la pluralidad de voces —por lo general muy bien resueltas— añade un punto de interés a la lectura, que sólo decae por momentos, cuando se remansa innecesariamente en la nimiedad cotidiana. No importa. Lo que domina es la gran mirada sobre la ciudad en la secuencia del tiempo y una historia cuyo relato bascula entre el humor y el sentimiento trágico y la ridiculización crítica, vertidos desde la distancia y la exclusión de Solitario VI: “Hay que ver cómo son los humanos, se complican la vida que da gusto. (…) Quien los entienda que los compre”.

Tuyo es el mañana. Pablo Martín Sánchez. Acantilado, 2016. 217 páginas. 18 euros