Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El doble compromiso de Pepe Duarte

Muere el pintor cordobés, fundador del Equipo 57

José Duarte, en 2007.
José Duarte, en 2007.

Este sábado, el Equipo 57 perdía a otro de sus fundadores. El pintor cordobés José Duarte fallecía en su casa de Madrid, ciudad donde vivía desde la década de los ochenta, el mismo día que cumplía 89 años.

Al llegar a París, en 1956, Pepe Duarte (1928-2017) y Juan Serrano buscan a Picasso. Gracias a Kahnweiler, lo encuentran en el midi, probando los micros de una plaza de toros portátil, donde iba a presentar su Tauromaquia. De la conversación y la visita al estudio dan fe unas fotos de Vilató.

Oteiza los empujó a aquel viaje. Duarte, tras acabar Bellas Artes en Sevilla, da clases en Córdoba (donde había nacido en 1928), en la Escuela de Arte y Oficios. Simultanea la docencia con un gabinete de diseño e interiorismo que crea con Juan Serrano, viejo amigo licenciado en Veterinaria pero sin entusiasmo por tal profesión. El arquitecto Rafael Lahoz los incorpora en 1953 al innovador proyecto de la Cámara de Comercio de Córdoba. Allí conocen a Oteiza.

Vuelven a París en 1957. Con Ibarrola y Ángel Duarte se ganan la vida como pintores de brocha gorda y en el tiempo libre trabajan juntos en un local tan pequeño que deben acabar los cuadros en la calle. Son radicales: a la muestra en el café Le Rond Point unen un furibundo manifiesto contra la institución arte, pero poco después los invita a exponer en su galería Denise René que encarga a Vasarely el diseño del catálogo.

Los cuatro regresan a España y constituyen en Córdoba el Equipo 57 con dos cordobeses (Bernier y Aguilera Bernier), un vasco (Basterrechea), un danés (Hansen) y Juan Cuenca, estudiante de arquitectura. Propugnan la idea de un espacio único e interactivo (que Oteiza nunca compartió) y defienden la autoría colectiva y el compromiso de explicar al público sus obras con lenguaje tan exacto como el de las ciencias. En noviembre de 1957 exponen en la sala Negra de Juan Huarte: a los cuadros añaden Interactividad Cine I, una suerte de animación que muestra sus ideas espaciales filmando 400 gouaches elaborados entre todos. Un año después exponen en Copenhague, Museo Thorvaldsen, y en 1960, participan en la muestra Konkrete Kunst, organizada por Max Bill.

Arte global

Su concepción del arte es un dardo contra el informalismo pero también contra cinéticos y ópticos, demasiado formalistas. Estudian el Constructivismo ruso y la Bauhaus, pero están más cerca de cuanto en esos años se hace en Escandinavia. De ahí, sus Paraboloides Hiperbólicos que en 1959 José María Moreno Galván presenta en el Club Urbis (Madrid). Buscan un arte global: por eso proponen una Escuela de Diseño Industrial en Córdoba, que no recibe apoyos, y diseñan muebles para viviendas populares. Llegan a fabricarse y comercializarse pero tropiezan con la indiferencia del mercado. A diferencia de otros artistas, el franquismo más que ignorarlos, los excluye.

En 1960, Pepe Duarte (y Agustín Ibarrola) decide(n) incorporarse a Estampa Popular, un ejercicio artístico de denuncia contra la dictadura, iniciado por Pepe Ortega, pero no deja el Equipo. Con el correo superan la dispersión (Duarte y Serrano viven en Córdoba, Ángel Duarte en París, Cuenca en Madrid y a Ibarrola lo encarcelan en 1962 por su actividad antifranquista): intercambian proyectos, esquemas que discuten y uno de ellos realiza. Ibarrola remite desde la cárcel el boceto, en miga de pan, de una escultura que Duarte y Serrano construirán en piedra. Esta comunicación les permite exponer en Bruselas, París y Zúrich. En 1965, el MoMA los incluye en la muestra The Responsive Eye y ese mismo año participan en la edición de Nuevas Tendencias en Zagreb. Al siguiente, intentan una reestructuración cuyo resultado es sólo la última muestra del colectivo.

Duarte seguirá trabajando en Estampa Popular y mantiene su amistad con Serrano y Cuenca, pero el Equipo 57 sigue siendo un desconocido. Sólo la muestra de 1993 en el Reina Sofía les da la vertiente pública que el franquismo siempre les negó.

Duarte se traslada finalmente a Madrid. Cambia de agujas y explora las posibilidades del arte pop. Son obras ricas en color con una carga a la vez sensual e irónica. Hace un mes la Unión de Artistas Visuales de Andalucía quiso premiar su ejecutoria (junto a Carmen Laffón, Luis Gordillo y los demás miembros del Equipo 57). La salud le impidió acudir a la cita.