Tráiler de ‘Cars 3’, la dramática evolución de Rayo McQueen

Pixar lanza el primer avance de la secuela que llegará en 2017 con un aire más sombrío

Tráiler de 'Cars 3'.Vídeo: Disney
Más información
‘Piper’ y ‘Borrowed Time’: dos cortos para superar el miedo y el duelo
Vídeo: dos animadores de Pixar se olvidan, más que nunca, de que hay niños delante de la pantalla
Dory, la pececita desmemoriada que batió todos los récords
¿Ganará ‘Del revés’ el Oscar a la mejor película de animación?

Cars y su secuela son dos de las películas de la factoría Pixar que menos gustaron a la crítica, pero también están entre las que más beneficio les ha aportado al sello animado de Disney, a través de sus muñecos y diverso merchandising. Por eso, no debería extrañar que el 16 de junio de 2017 vaya a estrenarse la tercera película de la franquicia, la favorita del presidente de la compañía, John Lasseter, gran aficionado a los coches de carreras.

El director esta vez, sin embargo, no será Lasseter, sino Brian Free, hasta ahora uno más en los equipos de animación y storyboard de Monstruos University, Cars 2, Wall-E o Ratatouille. Este cambio de equipo creativo viene también acompañado en apariencia por cierta evolución en el tono, ya en este primer tráiler más adulto y realista. Rayo McQueen (otra vez con la voz de Owen Wilson en su versión original), al parecer, sufrirá un accidente que tornará la historia más sombría: "a partir de ahora, todo cambiará", anuncia el primer tráiler de la cinta, cercano al más puro estilo de videojuegos.

Hay una nueva generación en la pista, y el protagonista se sentirá apartado de las carreras. Para volverse a poner en marcha y ganar, McQueen contratará a un joven técnico, Cruz Ramírez. Larry the Cable Guy, Bonnie Hunt y Cheech Marin volverán a poner voz a los secundarios, mientras que Randy Newman compondrá las partituras musicales del filme. 

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS