Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
'ESPAÑA DIVIDIDA. LA GUERRA CIVIL EN COLOR'

Los colores de la Guerra Civil

DMAX estrena una serie documental que aprovecha los fondos de la Filmoteca Española

Avance de 'España dividida. La Guerra Civil en color'.

Las películas y series han distorsionado a los jóvenes la idea que se tiene de algunos hechos históricos, y por ello es importante revisitarlos de una forma sensata y bien estructurada. Es una reflexión del historiador británico Antony Beevor (Londres, 1946) sobre cómo debe de contarse a las nuevas generaciones la Guerra Civil española. Y si es en color, ayuda más. Así lo ha hecho el canal DMAX, que hoy estrena el primero de los tres capítulos de la serie documental España dividida. La Guerra Civil en color (los jueves a las 22.30). Beevor ha colaborado como consultor en la producción. “La forma en la que han escrito y estructurado estos documentales es completamente lógica. Como asesor puedo prevenir errores. Siempre he encontrado muy llamativo que la Guerra española produce más discrepancias que toda la II Guerra Mundial junta por los apasionados puntos de vista desde ambos bandos. Este documental ha producido una versión muy responsable y equilibrada. Merece la pena si consiguen que las generaciones jóvenes aprendan más sobre este tema”, dice el historiador en conversación telefónica.

España dividida, un proyecto de DMAX y la productora Minoría Absoluta, consta de tres episodios de una hora de duración cada uno y dos entregas especiales, una con entrevistas a historiadores, como el propio Beevor, y otra con un making of en el que se explica cómo ha sido el proceso de documentación, escaneado y coloreado de los fondos usados en los documentales. La mayoría de los archivos empleados es material custodiado y mimado en la Filmoteca Española tras el incendio de 1945 en el que se quemaron muchos negativos y películas de la Guerra Civil. "Son películas y fotografías propagandísticas de ambos bandos, no había reporterismo durante la guerra", cuenta Francesc Escribano, director de los documentales junto a Luis Carrizo. Se han revisado 400 títulos, con más de mil latas de 35 milímetros, lo que equivale a 90 kilómetros de negativo revisado. Se colorearon para los tres documentales más de 150.000 fotogramas, según cuenta la cadena.

Un técnico trabaja para colorear un fotograma en blanco y negro para el documental 'España dividida'.
Un técnico trabaja para colorear un fotograma en blanco y negro para el documental 'España dividida'.

DMAX tenía pensado trabajar con el equipo que llevó a acabo la serie La II Guerra Mundial en color, pero propusieron a la productora hacerlo a nivel local: "Buscaron los equipos, trajeron un escáner especial de Inglaterra, y se pusieron en marcha para al final hacer algo que, no nos hemos dado cuenta casi hasta que ha estado terminado, es la primera vez que en España alguien hace esto", cuenta Alejandro Flórez, director de contenidos de la cadena. El color sirve como "metáfora que permite hablar de la guerra de forma subjetiva y entender por qué pasó", recalca Escribano. "Para las generaciones jóvenes es difícil imaginar cómo este odio llegó hasta el punto de rasgar a un país en dos, incluso que las familias se rompieran con hermanos en un lado y en otro", explica Beevor. "Documentales como este pueden dar una idea de cómo ocurrió. Además, debe ser una lección para el futuro: la democracia solo puede sobrevivir con confianza y tolerancia entre las diferentes partes", comenta el historiador.

Un referente de la historia militar

El historiador Antony Beevor deja muy claro que él no ha participado como guionista de España Dividida, trabajo que ha llevado a cabo Manel Lucas, pero su sello de rigor está presente. Fascinado por el conflicto desde que conoció a exiliados en Londres, indagó en el concepto de la guerra española como precursora de la II Guerra Mundial. Publicó un libro en 1982 sobre la Guerra Civil que él mismo admite que no era muy bueno hasta que pudo actualizarlo tras la apertura de archivos rusos sobre el conflicto y conociendo mejor el país.

En su bibliografía cuenta con títulos emblemáticos como Ardenas, 1944, la última apuesta de Hitler o Día D. La batalla de Normandía. Su labor con los documentales de DMAX también está relacionada con su amor por España, país del que no quita el ojo. "Pensar que España podría estar en peligro de otra guerra civil sería irresponsable e incorrecto. Lo que hay son ciertos signos que recuerdan al pasado, como la deshumanización de aquellos a los que odias o el miedo. Es una señal, no es que haya pasado, pero es algo que siempre hay que vigilar".

Beevor tiene claro que, ochenta años después del inicio del conflicto, lo importante es el rigor y el equilibrio a la hora de contar la Guerra Civil, pero alaba el esfuerzo técnico: "La calidad de la película y las imágenes coloreadas se ha convertido en algo sofisticado para mucha gente joven que nunca ha visto películas en blanco y negro, una de las razones para colorear películas es hacerlas un poco más reconocibles para una generación joven, no veo ningún otro motivo, pero es un motivo muy importante". "La gran lección de la Guerra Civil española es la manipulación de alternativas artificiales, de modo que era o el fascismo o el bolchevismo, y es completamente destrozado el terreno del centro. Y no puedes tener una democracia o una forma estable de gobierno si tienes a los extremos atacándose mutuamente y forzando a otras personas hacia el extremo", concluye el historiador británico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información