Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando Trump visitó ‘El príncipe de Bel-Air’ y sus otros cameos en series

El candidato republicano a la Casa Blanca apareció en 'Sexo en Nueva York' o 'La niñera'

30 años en el futuro. Lisa Simpson es presidenta de EE UU: "El presidente Trump dejó la economía por los suelos". Con ese simple chiste, Los Simpson profetizaban en 2000 un evento que podría convertirse en realidad 16 años después, si el magnate neoyorquino, y candidato republicano a la Casa Blanca, consigue derrotar a Hillary Clinton en la carrera a la presidencia. Hace dos décadas, Trump ya era un personaje público recurrente en televisión. Ese mismo año había considerado incluso alcanzar el despacho oval con el partido reformista. Pero nunca se lo habían tomado en serio.

Trump se sentía más a gusto en el mundo del exagerado reality-show que en la ficción. Durante una década, las series han preferido ver a Clinton como su futura presidenta, coronando a varios personajes femeninos inspirados en la antigua primera dama como la primera comandante en jefe. Aunque Trump, desde su posición de magnate y reconocible personaje (y con ganas siempre de reírse de su persona), tampoco ha dejado nunca pasar una invitación para ponerse frente las cámaras. Desde la comedia de moda en los noventa a una de las series más rompedoras de HBO, los cameos en cine y televisión en el currículo de Trump son muy variados. En su estantería hay hasta un premio Razzie a peor actor de reparto.

Trump llega a Bel-Air

El primer cameo registrado de Donald Trump fue en la comedia The Jeffersons en 1985, pero de aquella no hay vídeo alguno. Nueve años más tarde, otra serie con un reparto afroamericano le volvió a invitar: El príncipe de Bel-Air. Las sitcom son muy dadas a invitar personajes conocidos a hacer cameos como ellos mismos. Trump siempre estaba listo a aparecer, así que cuando una de las comedias con más audiencias de los noventa le abrió sus puertas, no lo dudó. Donald, y su esposa de entonces, Marla Maples, llegaron a la mansión de los Banks para comprar la casa. Hasta Carlton se desmayó por su presencia. "Todo el mundo me hace responsable de sus males", anticipaba.

El magnate en Sexo en Nueva York

Cuando Trump visitó ‘El príncipe de Bel-Air’ y sus otros cameos en series

"Samantha, un cóctel y Donald Trump. No hay nada más neoyorquino". Así describía Carrie (Sarah Jessica Parker) los segundos en los que Samantha se encontraba con el magnate en un café neoyorquino. En una serie sobre la clase alta de la ciudad, no podía faltar el dueño de la torre Trump.

Atascado en Nueva York con Drew Carey

Trump volvía a ser un icono de Nueva York en otra sitcom clásica como El Show de Drew Carey, donde el protagonista le pilló en plena caravana en la ciudad que nunca duerme. Allí estaba hasta Carol Channing.

Donald Grump, en Barrio Sésamo

La figura pública de Trump es tan famosa que ni siquiera un espacio infantil como Barrio Sésamo quería quedarse sin dar su visión. En 2005, el programa presentó a Donald Grump, el presentador del reality-show para aprender a hacer negocios en el que participaba Oscar el Gruñón, dispuesto a ser su aprendiz. Este Donald también pronunciaba su famosa frase: "You are fired" (Estás despedido).

Cuando Los Simpson predijeron la presidencia de Trump

Reuters-Live!

Sí, el capítulo Bart al futuro ya predijo una presidencia de Trump y también una comandante en jefe mujer. Los Simpson fueron los primeros, aunque durante esta campaña electoral también se han subido al carro y han aprovechado el tirón del personaje, ahora que ya lo imitaba todo el mundo. Pocos días después de su anuncio, Homer dio se envolvió en su célebre peinado y meses más tarde se imaginaron cómo de dramática sería para EE UU su presidencia.

Otra de las sitcom que le invitó en 1997, De repente Susan, donde jugaba al póquer frente a Mr. T o el tenista John McEnroe, también anticipó su carrera presidencia con una portada de revista que ya entonces se preguntaba "¿Será nuestro próximo presidente?".

La Niñera, Spin City y otras series que le abrieron la puerta

En los noventa Donald Trump aparecía más en las sitcom que en los programas de política. En La Niñera volvió a hacer ostentación de su riqueza como invitado de la mansión donde transcurría la trama y en Spin City se presentó a Michael J. Fox para darle algún consejo sobre cómo dirigir la alcaldía de su inseparable Nueva York. En The Job, por su parte, apareció unos segundos simplemente para presentarse como un viejo amigo de Elizabeth Hurley.

Y también el cine le abrió sus puertas. Trump, que ayudó a encontrarse en Nueva York a un pequeño Macaulay Culkin en Solo en casa 2, incluso recibió un Razzie como peor actor secundario por aparecer junto a Bo Derek en 1989 en Necesito un cuerpo (Ghost Can't Do it). Sus créditos cinematográficos incluyen Zoolander, Eddie, Celebrity de Woody Allen, Amor con preaviso, Studio 54, The Associate y Una pandilla de pillos. Por supuesto, no se nos olvida tampoco el malvado Biff Tanner de Regreso al futuro, inspirado en él. Con esta carrera en la meca del cine, parece mentira que hoy casi nadie en Hollywood apoye su candidatura.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información