Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Thyssen cierra las cuentas de 2015 con saldo negativo

La afluencia de visitantes aumenta solo en los días de entrada gratuita, por lo que los ingresos en taquilla pasan de los 6,2 millones de 2014 a los 5,6 en 2015

Una visitante en la exposición 'Zurbaran: una nueva mirada', expuesta en el museo en 2015.
Una visitante en la exposición 'Zurbaran: una nueva mirada', expuesta en el museo en 2015.

A pesar de haber crecido en las donaciones y subvenciones recibidas en 2015, hasta los 7,8 millones de euros, el Museo Thyssen acumula un déficit de 2,7 millones, según las cuentas del año pasado de la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza dadas a conocer este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La cifra es inferior a los 4,5 millones de euros registrados en 2014. Destaca un incremento de 7% del total de ingresos, favorecido por la subvención de 5,3 millones del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, de acuerdo con información de Europa Press. En 2016 la partida del Ministerio aumenta a 6.000.000.

En concreto, han descendido 3,6% los visitantes y en consecuencia los ingresos de los servicios: en taquilla la recaudación pasa de los 6,2 millones de 2014 a los 5,6 de 2015. Las exposiciones temporales —que el pasado año fueron de nombres como Zurbarán, Paul Delvaux o Raoul Dufy— son las más afectadas, con una caída del 9,7% en visitas, mientras que la colección permanente experimentó un aumento del 3,6 por ciento. El número de visitantes aumentó a 31% solamente en los días de entrada gratuita.

En la tienda pasan de 3,04 a 2,9 millones (con un gasto medio de 2,83 euros por visitante); las ganancias en eventos se han reducido en un 34% y la cafetería reduce un 6% sus ingresos. En cuanto a la caída de ingresos por eventos, el director gerente de la Fundación, Evelio Acevedo, señaló a Europa Press que en 2015 ha habido una crisis en este sentido que han experimentado varias instituciones, aunque ha precisado que la tendencia ha cambiado en el ejercicio actual.

En el apartado de los gastos, las grandes diferencias se observan en partidas como los servicios profesionales, que aumenta un 30%; la publicidad y las relaciones públicas, cuyo gasto sube un 20%; o las primas de seguros, que reflejan un descenso del 46 por ciento.

En cuanto a los patrocinios, los resultados de pérdidas y ganancias reflejan un descenso de alrededor del 70%. Sin embargo, Acevedo precisó que la cifra real es de 1,08 millones de euros, debido a una 'reclasificación contable'.

La batalla por un 'Pissarro'

En las cuentas publicadas en el BOE también hay un apartado dedicado a las contingencias sin valor en el balance final, de las que el museo "espera que no devenguen obligaciones económicas". Una de ellas es la pelea judicial que enfrenta a la familia Cassirer contra la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza por el cuadro de Camille Pissarro Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia, que fue supuestamente expoliado durante la Segunda Guerra mundial.

A pesar de que en 1958 los Cassirer fueron ya indemnizados a valor de mercado por el Estado alemán por razón de la desposesión de la obra. La familia ha recurrido a otra decisión judicial del Juzgado de Primera Instancia —pronunciada en 2015 y también favorable a la fundación—, por lo que el Thyssen deberá esperar a conocer la resolución del recurso de apelación a lo largo de 2016.