Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autocopia llega a la Biblioteca Nacional

Los usuarios ya pueden fotografiar documentos con su móviles

Un libro de la Biblioteca Nacional y el separador de hilo utilizado para marcar las páginas que se desean reproducir.
Un libro de la Biblioteca Nacional y el separador de hilo utilizado para marcar las páginas que se desean reproducir.

La Biblioteca Nacional sube otro escalón tecnológico. A partir de este jueves los usuarios podrán fotografiar fondos bibliográficos anteriores a 1880 con sus dispositivos personales (teléfonos móviles o tabletas). Este servicio de autocopia pone fin a la dificultad que supone para los investigadores tomar notas a mano o no encontrar lo que buscan para sus estudios entre los fondos digitalizados. La institución argumenta que la medida no daña a los documentos y que facilita la tarea de quien los usa.

“Hemos tomado medidas de preservación y de manejo adecuadas para que los fondos estén perfectamente protegidos”, afirma Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional desde febrero de 2013. Para tomar instantáneas, el usuario deberá seguir unas pautas y estar acompañado, en todo momento, por el responsable de la sala. Primero, tendrá que señalar con un marcador especial, de hilo, las páginas que se desean reproducir. Luego, debe cumplimentar un listado con la signatura, título, fecha de edición y páginas. A continuación, el lector tiene que acudir al espacio habilitado en una mesa de cada sala. Una vez ahí, apoyará el documento en un cojín grisáceo que sirve como atril. Las imágenes, no obstante, solo podrán utilizarse como base de estudio e investigación, nunca para fines comerciales.

Treinta millones de publicaciones

La Biblioteca Nacional se encarga del depósito del patrimonio bibliográfico y documental de España. Su cometido es reunir, catalogar y conservar los fondos. En la actualidad, custodia 30 millones de publicaciones producidas en España desde comienzos del siglo XVIII. El material es de muy diverso tipo. Fue fundada por Felipe V a finales de 1711, aunque no abrió sus puertas hasta marzo de 1712 como Real Biblioteca Pública. Según explica en su página web, por un privilegio real, precedente del actual depósito legal, los impresores debían depositar un ejemplar de los libros impresos en España. En 1836, la institución dejó de ser propiedad de la Corona y pasó a depender del Ministerio de la Gobernación. Fue entonces cuando recibió por primera vez el nombre de Biblioteca Nacional.

La directora de la institución defiende el nuevo servicio como “una necesidad que ya tienen otras grandes bibliotecas patrimoniales”. “La Biblioteca Nacional debía llevar a cabo esta iniciativa porque nuestra obligación es adaptarnos al entorno en el que nos movemos. No tiene sentido que el usuario tenga que fotocopiar fondos libres de derecho de autor. Así, los documentos sufren más”, explica Santos. En su opinión, la decisión adoptada facilita y apoya la investigación. “Aquí se conserva la producción intelectual de tres siglos en España. Debemos colaborar en su uso para la necesaria aparición de nuevo conocimiento”.

Los más de 41.000 lectores registrados (para ello basta con ser mayor de edad y solicitarlo) solo podrán tomar instantáneas en cinco salas, todas ellas de lectura: Salón General, Sala de Prensa y Revistas, Sala Cervantes, Sala Goya y Sala Barbieri. La medida está encaminada a facilitar el acceso presencial a las colecciones no digitalizadas, una hemeroteca de más de 28 millones de páginas y 1.890 títulos que la pasada semana fue actualizada con 95.000 nuevas páginas. En lo que va de año, las dos plataformas de documentos digitalizados han tenido más de nueve millones de consultas. Y eso que, según señala la institución, quedan millones de ejemplares pendientes de catalogar.