Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

300.000 asistentes en el Arenal Sound más masivo

El festival ha cerrado este domingo su séptima edición batiendo récord de asistencia

Asistentes del Arenal Sound bailan dentro de una de las piscinas habilitadas.
Asistentes del Arenal Sound bailan dentro de una de las piscinas habilitadas. AFP

La séptima edición del Arenal Sound ha superado sus marcas. Unos 300.000 asistentes han pasado por el festival durante sus seis días —entre el martes pasado y ayer— en Burriana (Castellón), superando los 280.000 de 2013, lo que le consolida como la muestra musical más multitudinaria de España. La promotora ha estimado en 38 millones de euros su impacto económico, además de generar 3.500 empleos directos.

Tras un complicado año por razones burocráticas, la organización se vio obligada a alejar los escenarios principales de la playa. La nueva ubicación permite una mejor disposición de los servicios complementarios y equipara el entorno a las instalaciones de otros festivales. Pero el riesgo radica en la separación de espacios que dificulta el tránsito a los asistentes.

El director del Arenal, David Sánchez, ha agradecido la implicación de la Generalitat, que avaló los permisos, pero esta edición supone un claro punto y a parte. Aunque los responsables admiten tener ya contratados a diversos artistas para la edición de 2017, se desconoce por ahora dónde se celebrará. Para garantizar el aval jurídico, el Arenal Sound se ha extendido este año a Vila-real y Nules. Esta fórmula ha agradado a la promotora, que busca un municipio que cope las “necesidades del producto que ofrece el Arenal Sound” y que hasta la fecha ha venido cumpliendo Burriana.

Fangoria, la gran cita

La alcaldesa, María José Safont, apuntó: “Desde el equipo de gobierno queremos que se celebre el festival porque es positivo para Burriana” y añadió que tras una edición de 2016 “exitosa”, van a trabajar para la de 2017.

Francesc Colomer, director de la Agencia Valenciana del Turismo, adelantó la tramitación de una nueva ley de turismo, ocio y hospitalidad que definirá los festivales de música como “un producto estratégico de primer orden”.

En esta edición, los irlandeses Two Door Cinema Club cumplieron con la vitola de cabeza de cartel y llenaron el escenario principal con más de 35.000 personas en un concierto redondo rematado con fuegos artificiales. Hasta el sábado, Fangoria había sido la cita más multitudinaria, en parte por el horario, que mermó de público el inicio de las actuaciones de Love of Lesbian o Kodaline. El broche lo pusieron anoche el propio Steve Aoki, The Hives y La Gran Pegatina.