Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio siglo con canciones que marcan nuestras vidas

Los 40 celebran su 50º aniversario como líder de la radio musical

Después de medio siglo de existencia, su locución eufórica y cómplice suena como algo cotidiano pero, en aquel primer momento, allá por el verano de 1966, fue toda una revolución en la radio española. El nacimiento de Los 40 Principales —hoy ya conocidos simplemente como Los 40— supuso un verdadero cambio en el modo de acercarse a la música en aquella España en blanco y negro informada por el No-Do. Fue como si el tecnicolor llegase por las ondas. Entonces, no había nada igual: un programa musical diario orientado a los jóvenes, presentado por Olimpia Torres y Ángel Carbajo, bajo la dirección de Rafael Revert.

El locutor Joaquín Luqui con Paul McCartney el 9 de junio de 1989 en la inauguración del estudio 40.
El locutor Joaquín Luqui con Paul McCartney el 9 de junio de 1989 en la inauguración del estudio 40. EL PAÍS

“Apareció en unos años oscuros en la sociedad española y ofreció música que sólo era posible escuchar si viajabas a Londres o Nueva York, lo que la convirtió en un nuevo altavoz popular”, asegura Eva Cebrián, directora de Cadenas Musicales de PRISA Radio en España. “Fue la primera vez que los jóvenes sintieron que algo era muy suyo”, añade Toni Sánchez, director de Los 40, emisora que forma parte con motivo de su 50º aniversario del concierto de Beyoncé en Barcelona.

Se hacía desde los estudios de Radio Madrid, de la Cadena SER. El modelo a seguir era Estados Unidos, con sus programas de pop concebidos a partir de las listas de éxitos, como las que confeccionaba la revista Billboard. De esta forma, se repasaban las canciones más exitosas pero con la salvedad de que se partía del número 40, que hacía referencia a las primeras jukebox, esas máquinas de música diseñadas para contener 40 discos de vinilo de 45 revoluciones por minuto. A partir de una selección previa, los oyentes votaban sus canciones favoritas, que definían finalmente una lista de 40 canciones en orden de preferencia.

El primer número 1 de la historia de Los 40 fue Monday Monday, de The Mamas & the Papas. Entonces sonaban también grupos españoles como Los Bravos con su Black is Black o Los Brincos con Un sorbito de champagne. En esos primeros años, a diferencia de estos tiempos con toda la música disponible en internet en cuestión de un par de clicks, los oyentes ponían la radio para enterarse de cuándo salía el nuevo sencillo de los Beatles. Pero no sólo era la música que se pinchaba sino también el modo de transmitir las sensaciones sobre las canciones. Se daba un valor primordial a los locutores, verdaderos prescriptores, convirtiendo a la cadena en una especie de oráculo.

Locutores de Los 40 en la Plaza Mayor en mayo en el Primavera Pop.
Locutores de Los 40 en la Plaza Mayor en mayo en el Primavera Pop. EL PAÍS

Algunos nombres ilustres de la primera época fueron Miguel De los Santos, José María Íñigo, Pepe Domingo, Rafael Turia, Constantino Romero o Ángel Casas. Con los años llegaron otros muy queridos por los oyentes como Fernandisco, Juan de Dios, Juanma Ortega, Lorena Berdún, Frank Blanco o Mar Montoro. También Toni Aguilar, buque insignia de la emisora actualmente. El locutor, que puso en marcha Anda ya —el exitoso show matinal— y presenta Del 40 al 1, entró en 1991 tras ganar un concurso de dj de los que fomentaban Los 40.

Un medio global de entretenimiento

El viaje de Los 40, que tiene nuevo logotipo, presenta nuevos horizontes. La radiofórmula ya está metida en una transformación hacia una compañía digital que se articula alrededor de una televisión, una radio, un canal de vídeos en Internet y una ambiciosa cartera de eventos. Todo bajo la premisa de estar cerca de las nuevas audiencias. “La investigación de mercado es necesaria pero no es lo único. Creemos que es necesario ese hilo prescriptor que nos diferencie de Spotify o Youtube”, dice su director. “Nuestro gran reto no es solo ser una radio sino ser un medio de entretenimiento musical que utiliza las posibilidades de Internet”. Por eso, aspira a ser todavía importante en la vida de la gente. De hecho, su nuevo lema Music Inspires Life pretende adaptar al siglo XXI el mismo espíritu rompedor que hace medio siglo abanderaron los pioneros de esta aventura.

Su gran maestro fue Joaquín Luqui, tal vez el más simbólico de todos los locutores en la historia de la emisora, que en 1989 acompañó a Paul McCartney en la inauguración del estudio 40, el más importante de la radiofórmula. “Fue un líder espiritual, que se ganó el corazón de los oyentes y de los compañeros”, cuenta Aguilar. “Tenía una virtud enorme: estaba en contacto con los fans de los artistas y aprendía de ellos”.

Desde sus comienzos hasta hoy, el fenónemo fan ha evolucionado con el crecimiento de Los 40. Una transformación que la emisora afronta estando presente en 11 países de América Latina, con una comunidad social de 21,5 millones de seguidores y generando más de 800 eventos anuales. “Los 40 es de esas marcas que todavía la gente reconoce”, sostiene Sánchez. “Nuestra transformación va encaminada a que la radio y la música convivan con el mundo digital”, señala Cebrián.