Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricardo Darín: “El cine ayuda a vivir mejor”

El actor argentino recibe el galardón de honor en la III edición de los Premios Platino que se celebra el domingo en Punta del Este (Uruguay)

Ricardo Darín con el Premio Platino de Honor, este sábado en Punta del Este.
Ricardo Darín con el Premio Platino de Honor, este sábado en Punta del Este. EFE

El cine como reclamo de una realidad muchas veces oculta. Historias hechas con corazón y alma que dan voz a aquellos que apenas tienen hueco para hacerse oir. Filmes valientes y pequeños frente al avasallamiento de las superproducciones del poderoso Hollywood. El cine iberoamericano se ha dado cita en la ciudad uruguaya de Punta del Este, estos días un remanso invernal frente a la locura del verano austral, para apoyar la III edición de los Premios Platino que celebran el domingo la gala con el objetivo de dar mayor proyección internacional a las películas de 23 países y 600 millones de habitantes que hablan un mismo idioma.

El actor argentino Ricardo Darín, que recogerá el Premio de Honor, es un ejemplo claro de cómo el cine en español se abre hueco y rompe fronteras entre los países. En un encuentro con la prensa, celebrado el sábado por la mañana (hora uruguaya), Ricardo Darín, que también está nominado como mejor actor en esta edición de los Platino por su interpretación en Truman, de Cesc Gay, reclamó que las pequeñas historias hechas con corazón y alma no pueden ser cercenadas frente al avasallamiento de las superproducciones norteamericanas. Darín, uno de los actores que más y mejor empatiza con el público, proclamó su amor por el cine como lugar para vivir mejor. “El cine nos ayuda a caminar”, aseguró el intérprete que comenzó su carrera cinematográfica con apenas 11 años. Hoy tiene 59 y, a sus espaldas, una sólida carrera con títulos como El secreto de sus ojos, Nueve reinas, El hijo de la novia o Relatos salvajes. Darín es de lo que aseguran que todo su mérito se lo debe a la fortuna, a la suerte de haber encontrado por el camino a gente que le he ayudado y confiado en él. De familia de actores, está muy orgulloso de haberse convertido él también en el eslabón de un oficio tan hermoso y transmitir a sus hijos y sobrinos la misma pasión. Sobre el premio que recogerá mañana en la gala y que sigue a los dos galardones anteriores (la brasileña Sonia Braga y el español Antonio Banderas) el intérprete argentino lo calificó de “orgullo pero inmerecido”. “Uno de mis méritos es que no me dejo impresionar por la grandilocuencia”.

La ceremonia de la III edición de los Premios Platino, una iniciativa que nació como una gran aventura y que año a año va demostrando un mayor poder de convocatoria y de fortaleza con los objetivos de crear una marca del cine iberoamericano siguiendo la estela de los Oscar de Hollywood, servirá para la inauguración del nuevo Centro de Convenciones de Punta del Este, una inmensa obra de 8.600 metros cuadrados y un auditorio con capacidad para 2.600 personas. Este centro pretende convertirse en un foco de atracción para convenciones y eventos en una ciudad que durante el invierno apenas alcanza los 40.000 habitantes pero que en el verano llega a albergar a más de 700.000 personas. Presentada por Santiago Segura, Natalia Oreiro y Adal Ramones, la gala será retransmitida en directo por la TNT y en España por la Primera de Televisión Española. En la ceremonia se contará con la participación de artistas españoles como Eduardo Noriega, Hugo Silva, Natalia de Molina, Pepón Nieto y otros más.

Son cinco las películas que parten como claras favoritas para esta tercera edición de los premios. La colombiana El abrazo de la serpiente, de Ciro Guerra, y la guatemalteca Ixcanul, de Jayro Bustamante, parten con seis nominaciones cada una, seguidas de El clan, coproducción hispano-argentina, dirigida por Pablo Trapero, El club, del chileno Pablo Larraín, y Truman, del español Cesc Gay. Títulos todos ellos que han contado con el reconocimiento de festivales internacionales y con gran éxito de público. Hoy mismo se han dado a conocer los galardones que otorga el público a través de las redes sociales. Ixcanul, una bella historia de dos mujeres indígenas que retrata el drama de las jóvenes que se ven obligadas a casarse con hombres mucho mayores que ellas, primer largometraje de Jayro Bustamante, y todo un acontecimiento cinematográfico en su país, ha conseguido el premio a la mejor película. El galardón a mejor actor ha recaído en Ricardo Darín por Truman y mejor actriz para Penélope Cruz por Ma Ma, de Julio Medem.

En el revuelo organizado por las entrevistas a los nominados, celebradas en un céntrico hotel de la ciudad, destacaba una mujer pequeña pero poderosa. Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz, acaparaba las mayores atenciones de la prensa. La líder indígena guatemalteca será la encargada de dar el nuevo premio por la educación en valores. Estaba claro que no estaba en su medio habitual, -“soy una rareza, en medio de este glamour”- pero Menchú defendió con ahínco el cine como medio poderoso para ensalzar los valores de la paz y contra la violencia y el racismo. “Yo estaré siempre ahí donde me necesiten para luchar a favor de los derechos humanos”, aseguró esta mujer de 57 años que criticó la política de Europa con los refugiados. “Hoy Europa tiene que ser un santuario para los refugiados de los conflictos armados. Europa debe de tener la ética moral de dar a todas esas víctimas un hogar seguro”, añadió Menchú, que recordó su pasado de refugiada. “Hay que ayudar a la gente a cumplir con sus sueños”.