Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Feria de San Fermín

Dávila Miura reaparece para festejar el aniversario de los toros de su familia

"El 15 de julio seguiré retirado, pero me siento mejor torero que cuando estaba en activo"

El torero Eduardo Dávila Miura (Sevilla, 1974) reaparecerá en la plaza del Pamplona el 14 de julio para lidiar la corrida de su familia y festejar de ese modo el 50 aniversario de la participación de la ganadería de Zahariche en la feria de San Fermín.

Se retiró de los ruedos el 12 de octubre de 2006 después de una honrosa carrera de diez años como matador de toros. Dedicado al apoderamiento taurino (estuvo el pasado día 8 en la capital navarra como representante del diestro Pepe Moral) y a la dirección de los Aficionados Prácticos de Sevilla, sorprendió con su decisión de reaparecer en la Feria de Abril de 2015 para lidiar la corrida de Miura, que cumplía 50 años ininterrumpidos en el ciclo sevillano. Aquella experiencia resultó exitosa, y meses después comenzó a plantearse la que se hará realidad el último día de la Feria del Toro.

“En 2008 me regalaron un libro sobre la historia de la Feria del Toro”, comenta el torero, “y supe que en 2016 se cumplía el 50 aniversario de Miura en Pamplona; me pregunté entonces si yo sería capaz de hacer la gesta de matar esa corrida, y aquí estoy”.

Desmiente taxativamente que esta reaparición sea el precedente de una reaparición en los ruedos.

“En absoluto, y puedo asegurar que el día 15 de julio seguiré siendo un torero retirado. No me veo capaz de hacer una temporada y competir con los toreros actuales. Tengo claro cuál es mi sitio, y, además, no me ilusiona esa posibilidad”.

“Cuando reaparecí en Sevilla, mucha gente pensó que continuaría en los ruedos”, prosigue, “y recibí llamadas de empresas interesadas en ello, pero contesté que no, lo mismo que contestaré ahora si llega el caso”.

Esta gesta es fruto de la exitosa reaparición sevillana es 2015. “No lo niego”, afirma Dávila, “pero, hoy por hoy, me veo capaz de afrontarla, aunque me asaltan dudas, como me ocurría cuando estaba comprometido con la profesión; la verdad es que no sé qué pasará, pero llego preparado para el compromiso, y me siento mejor torero que cuando estaba en activo”.

- ¿Ha visto la corrida que han elegido sus tíos?

- La he visto por encima, es decir, que he pasado a caballo por el cerrado donde estaban los toros, pero no me he detenido a observarlos. Confío plenamente en que se habrán elegidos a los mejores para que puedan embestir.

El torero reconoce que el examen de San Fermín es duro. “Lo es para cualquier torero, por el tipo de toro que sale”, comenta, “pero también lo pensé cuando me anuncié en Sevilla después de ocho años sin torear”.

“En el fondo, afronto estos retos como una forma de engrandecer mi carrera. Hasta ahora, nadie había reaparecido puntualmente para lidiar la corrida de Miura en Sevilla y en Pamplona, y ahí queda eso”.

Dávila Miura no solo está ilusionado, sino que espera que siga la racha de su buena suerte en esta plaza: “Me costó entrar, pero, después, se me dio bien; yo le corté las dos orejas al llamado ‘toro de la merienda’, y creo que solo El Viti lo consiguió antes que yo”.