Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine europeo, a la conquista del mundo

Un estudio demuestra que la película tipo europea más exportable es un ‘thriller’ rodado en inglés

Scarlett Johansson, en un fotograma de 'Lucy', la película europea más vista fuera de su país (Francia) en los últimos 5 años.
Scarlett Johansson, en un fotograma de 'Lucy', la película europea más vista fuera de su país (Francia) en los últimos 5 años.

La taquilla del cine crece y crece. En casi todo el mundo, y sí, también desde hace unos años en España. En la Unión Europea desde luego los resultados hacen que sus exhibidores saquen pecho. Hace unas semanas, en CineEurope, la feria del sector que se celebró en Barcelona, los dueños de las salas anunciaron que los 28 países de la UE habían sumado en 2015 7.300 millones de euros en taquilla (16% más que el año anterior) y 976 millones de entradas vendidas, 67,4 millones más que en 2014, gracias al tirón de títulos como El despertar de la fuerza y Jurassic World. Es decir, gracias a Hollywood. Es la mejor cifra de la última década, solo superada por 2009, el año de Avatar. El precio medio de la entrada en la UE ha pasado de 7 a 7,5 euros. En España la recaudación solo ha aumentado un 8%.

Pero como mercado, a Europa no le queda mucho más donde crecer. Así que el cine europeo, muy centrado en los estrenos en sus países vecinos, necesita expandirse más y mejor en Sudamérica y China, vista la dificultad que se mantiene en su estreno en Estados Unidos.

Y ahí entra un reciente estudio del Observatorio del Audiovisual Europeo. Según el informe, en 2014, el último año del que se tienen cifras, hubo 3.181 películas europeas (1.063 producidas ese año o el precedente) que se estrenaron fuera de su país; la mejor cifra de la historia -en comparación, en 2013 fueron 2.793 largometrajes-.

En total, el cine europeo ha vendido 181 millones de entradas en 2014 fuera de sus fronteras. Como le ocurre a Hollywood, unos pocos filmes hacen mucha taquilla: 26 largometrajes europeos vendieron más de un millón de tickets, y otros 93 han tenido de 150.000 a un millón de espectadores. En porcentaje: las cien más vistas suponen el 88% del mercado. Y los cuatro grandes exportadores de cine europeo son las industrias británica, francesa (sus películas venden más de 50 millones de entradas), alemana y española (más de diez millones de espectadores fuera). Según el Observatorio Audiovisual Europeo, aunque hay datos de las salas, no hay datos de ventas de DVD/Blu-Ray, televisión ni video on demand, lo que deja incompleto el análisis. Los mercados naturales del cine europeo son, como no podía ser menos, Estados Unidos, con 35 millones de entradas, y China, con 15 millones.

Los productores europeos aseguran que la exportación importa. Y mucho, y que tiene que crecer. Y por eso en el festival de Cannes lo que más interesaba del estudio era qué tipo de película es la más vista. Y en qué idioma. El resultado, comparando cifras, es que el 38% de las películas exportadas son dramas y que 3 de cada 4 filmes están en inglés o francés. Más aún: fuera de Europa, el 87% de las películas europeas vistas son en inglés; en cambio dentro de Europa aumenta el mercado de Francia: 60% en inglés, 20% en francés. Por cierto, que siete de cada 10 películas de las 100 más vistas habían pasado por grandes festivales, y el 72% de las películas que vendieron más de 4 millones de entradas fueron distribuidas por una major de Hollywood. Hasta ahí llega el poder de Hollywood.

De toda esa cascada de cifras, hay una que llama a engaño: que el 38% de las películas exportadas sean dramas no significa que ese sea el género favorito del público. La película europea preferida del público mundial es un thriller con más de diez millones de presupuesto y en inglés. En el lustro 2011-1015, la lista de películas europeas que más espectadores han tenido fuera de su país han sido tres francesas rodadas en inglés: Lucy (46 millones de entradas fuera de Francia), Venganza 2: conexión Estambul (35 millones) y V3nganza (33 millones). La gente quiere ver a Scarlett Johansson y a Liam Neeson repartiendo estopa con Luc Besson como productor o director. Quedan detrás películas de más calidad como El discurso del rey (4ª), The artist (9ª) o Lo imposible (10ª, la primera española). El fenómeno Intocables está en sexta posición, con 29 millones de entradas (en Francia vendió 21 millones más). De las 50 más vistas, Lucy y Paddington son las más vendidas: se estrenaron en 44 territorios cinematográficos (cada territorio a veces engloba más de un país). 

Otra certeza confirmada en el estudio: la animación (en inglés) viaja bien; las comedias, en cambio, salen mal al extranjero. Y ese puede ser un lastre para el cine español, que además no suele filmarse en inglés. En los datos aportados hace dos semanas por los productores españoles sobre esta exportación se señalaba que de 157 películas españolas que viajaron en 2014 se pasó a 132 en 2015, un 16% menos, y la recaudación internacional también se redujo, en un 14%, hasta los 160 millones. Solo Almodóvar supera idioma y géneros fuera de Europa.