Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mad Cool supera los 100.000 asistentes en su primera edición

El macrofestival se sobrepuso a las numerosas quejas por los fallos de la primera jornada y consiguió reaccionar

Mad Cool 2016
Escenario principal del festival Mad Cool de Madrid.

Después de más de 70 conciertos celebrados y 102.647 asistentes durante los tres días que duró Mad Cool, ha quedado la sensación de que Madrid necesitaba un macrofestival, con el que ser visible en el mapa europeo al estilo del Barcelona con el Primavera Sound o Sónar. Pero también que Mad Cool necesita de Madrid, de la implicación de las administraciones y el sector privado de la ciudad para organizar sin errores de bulto un evento gigante de estas características.

Hubo fallos, pero también hubo capacidad de reacción. Del desorden de la jornada inaugural del jueves se pasó a la impresión optimista del sábado, cuando ya habían sido un éxito las actuaciones de The Who, Neil Young, The Prodigy y tantos grupos más. Organizado por la promotora Mad Cool SL y el Ayuntamiento de Madrid, la cita se celebró sobre la superficie de 176.000 metros cuadrados del recinto de la Caja Mágica, el estadio multiusos del barrio de San Fermín, a orillas del río Manzanares.

El primer día la palabra generalizada fue caos: mala señalización, pocos camareros en las barras, pulseras de pago que no funcionaban, falta de seguridad, poca información, colas para hacer prácticamente cualquier cosa, la zona del Mercado de Diseño desierta… “El primer día de una primera edición en un recinto nuevo que no se ha chequeado antes con algo así, es difícil. Hicimos cálculos y pensamos en todo partiendo del cartel que teníamos y sabiendo más o menos qué tipo de público podíamos tener, pero nunca puedes prever qué va a hacer la gente”, confiesa Javier Arnaiz, director del Mad Cool, que reconoce que la producción de este festival no tiene nada que ver con las de los otros 43 que ha montado hasta hoy.

El jueves -la jornada con más venta hasta pocos días antes de que comenzara, que pasó a ser el sábado con 35.473 personas-, el cashless -el pago a través de la pulsera- fue la tortura de muchos. En el parking el sistema se cayó; entre el público, muchos no sabían activarlo o les parecía una molestia; y para los camareros supuso un martirio tener que explicar en muchas ocasiones cómo funcionaba. Todo aquello derivó en eternas colas y pequeños conflictos, lo que también repercutió en el reparto del personal de seguridad. “La verdad es que nos pilló el toro”, reconoce Arnaiz. “En el parking empezamos a dejar pasar gratis a todo el mundo y finalmente optamos por devolver el dinero a los que sí habían podido pagar. El viernes todo se normalizó”.

Ni los más de 100.000 asistentes acabaron en las aguas del Manzanares ni aquello fue el metro de Shanghai en hora punta. La maniobra de respuesta tardó 24 horas. De las 3.206 incidencias con las pulseras que se contaron el jueves, pasaron a 168 el viernes, y a 342 el sábado, una subida que Arnaiz achaca a la gente nueva que se incorporó ese último día. “Además empezamos a permitir pagar con efectivo, pero la mayoría siguió haciéndolo con la pulsera”, dice. El resto fue cuestión de observación, prueba y error. Los camareros y la seguridad fueron desplazándose según los conciertos y el público en cada escenario; la señalización se subió en altura y se mejoró donde podía hacerse. Habrá una segunda edición de Mad Cool en 2017. Ya se está trabajando en las mejoras, como los complicados accesos a los tres escenarios cubiertos de la Caja Mágica, el punto más crítico para Arnaiz. También en programar otra vez a artistas que conviertan el festival en un referente europeo.

Algunos números del Mad Cool

Fechas: 16, 17 y 18 de junio de 2016.

Asistentes: 102.647 personas (35.473 el sábado, 32.896 el viernes y 34.278 el jueves).

Procedencia del público: un 18% extranjero (sobre todo Inglaterra, Francia y Portugal), y algo más del 50% de fuera de Madrid.

Perfil por sexos: el jueves y el sábado hubo más hombres que mujeres (55% frente a 45%), el viernes hubo más mujeres que hombres (52% frente a 48%).

Incidencias del cashless: 3.716 (3.206 incidencias el jueves, 168 el viernes, y 342 el sábado).

Vatios: 950.000.

Pantallas: 600 metros cuadrados.

Césped: 30.000 metros cuadrados.

Papeleras: 148.

Asistencias de la ambulancia: cinco por esguinces y una por un mareo.

Más información