Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maternidad, desapariciones y amor sin límites

Isaki Lacuesta presenta en el festival de Málaga ‘La propera pell’

Los directores Isa Campo e Isaki Lacuesta, con la actriz Emma Suárez, ayer en Málaga.
Los directores Isa Campo e Isaki Lacuesta, con la actriz Emma Suárez, ayer en Málaga. Efe

Mientras ganaba la Concha de Oro en 2011 con Los pasos dobles; mientras levantaba, en una producción realizada con amigos y un montón de actores, en 2014, la comedia Murieron por encima de sus posibilidades, Isaki Lacuesta larvaba un guion que llevaba escrito desde 2004, La propera pell. Era el primero que escribía con su pareja, Isa Campo. "Siempre pensamos que lo haríamos", contestan al unísono ambos por teléfono, en mitad de la promoción del festival de Málaga. "De vez en cuando lo reescribíamos", asegura Campo. "Emma Suárez", explica Lacuesta, "iba firmando contrato tras contrato teatral y avisando que si por fin se ponía en marcha la película ella abandonaría la gira". Durante una década La propera pell fue solo un ansiado proyecto, hasta que finalmente la financiación acabó con su malditismo.

Y así ha llegado al certamen malagueño uno de los filmes favoritos para alzarse con la Biznaga de Oro (si lo gana, Lacuesta sería el primer cineasta en ganar en Málaga y San Sebastián), el reencuentro de una madre (Emma Suárez) y su hijo adolescente (Àlex Monner), desaparecido siendo un niño tras la muerte del padre. Ahora aparece en un centro para menores en Francia, al otro lado de los Pirineos, y no todo el mundo cree en su identidad. "Puede que llame la atención que parezca más clásico en cuanto a su narración sobre mis anteriores filmes, pero es porque yo querría ir alternando cine tradicional y diferente", comenta Lacuesta. "Sin embargo, el orden se ha alterado al no lograr levantar el presupuesto hasta hace poco. Creo que recuerda más a Los condenados". Campos puntualiza: "Aquí hemos buscado un punto de thriller, muy de personajes, algo a su vez muy realista. El adolescente tiene varios niveles: lo que dice, lo que piensa, los autoengaños, lo que sabe y lo que desconoce...". Es decir, aquel transfondo que manaba de un documental, El impostor, en el que aparece uno de los grandes usurpadores de estos tiempos, Frédéric Bourdin. "Lo curioso, es que cuando empezamos con el guion, esa figura era fundamental. Con el tiempo, entraron temas como la maternidad, la paternidad... Otras reflexiones. ¿Sabes que la última vez que han pillado a Bourdin encarnando a un menor ha sido en un orfanato de Girona?". Campo reflexiona: "Hemos seguido esa máxima del thriller que su final tiene que ser sorprendente pero inevitable".

En La propera pell, Isa Campo aparece como codirectora. "En realidad", ataja Lacuesta, "es un descenso en su carrera". Campo ríe: "Me gusta mucho trabajar con los actores y compartimos casi todo el proceso de creación de la producción. Ha sido algo natural, no un gran salto". Su pareja cree que es, efectivamente, la constatación de un hecho: "Hay una parte de creatividad compartido con Isa. Al final la última palabra la tiene el director, y aquí era de ambos, así que cofirmamos".