Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bradbury

Telecinco aspira en Got Talent a descubrir nuevos talentos artísticos y a ocupar algo más de tres horas de programación. Esto último lo consigue sobradamente

Bradbury

El sábado, comenzó en Canal Series Xtra un nuevo concurso, Spoiler. Tres concursantes disfrazados de Mr. Spock, Hanna Montana y Orry Main (Norte y Sur). Un objetivo: ganar 6.000 euros al saber todo sobre series de televisión. Destacó una invitada, Regina García, cuyo mérito consiste en no haber visto una serie desde Rin Tin Tin y Bonanza, que comenzaron su emisión en España en 1961 y 1962, respectivamente.

Ahora es el momento de recurrir a Ray Bradbury y su Fahrenheit 451: “Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando la letra de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de Estado, o cuánto maíz produjo Iowa el año pasado. Atibórralos de datos no combustibles, lánzales encima tantos hechos que se sientan abrumados, pero totalmente al día en cuanto a información. Entonces, tendrán la sensación de que piensan, tendrán la impresión de que se mueven sin moverse. Y serán felices...”. Es todo.

Sábado noche, Telecinco. Semifinal de Got Talent, el concurso que arrasa. Catorce participantes aspiran a la final. La cadena, por su parte, aspira a descubrir nuevos talentos artísticos y a ocupar algo más de tres horas de programación. Esto último lo consigue sobradamente. Concursantes a destacar: Ballet Kebanna, una treintena de lugareños de San Pedro del Pinatar que demuestran que desde Murcia se puede coreografiar un peculiar recorrido por la mitología griega sin renunciar a los enraizados moros y cristianos en sus vestimentas; David Pereira, un espectacular bailarín acrobático de 20 años que emigró a Alemania, nueva demostración de lo que la ministra Fátima Báñez describe como “movilidad exterior”; Berta Rubik, una increíble niña de 14 años, capaz de ajustar en un plis plas dos cubos de Rubik con los ojos vendados, y el mago Iván Ojea, que convierte unas volutas de humo en cientos de euros, lo contrario de lo que hacen los de los papeles de Panamá.