Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blas de Lezo perdió la batalla

Reino Unido borra el nombre del marino del concurso para bautizar a un buque de investigación

Imagen virtual del rompehielos de la Armada británica cuyo nombre se decidirá en una votación abierta hasta el 16 de abril.
Imagen virtual del rompehielos de la Armada británica cuyo nombre se decidirá en una votación abierta hasta el 16 de abril.

“¿Pueden imaginarse a uno de los buques de investigación más avanzados del mundo navegando hacia la Antártida y exhibiendo orgulloso el nombre que el público le ha elegido?”. Lo que desde luego no sospechaba el responsable británico de Universidades y Ciencia, Jo Johnson, es que la campaña lanzada en Internet para designar a esa joya de la Armada británica acabaría aupando a los primeros puestos a uno de los grandes enemigos de la Navy gracias a la movilización de los trols (provocadores) en las redes sociales. Blas de Lezo, el marino que impidió a los ingleses tomar Cartagena de Indias en 1741, no ganará sin embargo esta nueva batalla porque Reino Unido ha decidido esta semana retirar su nombre de la lista de candidaturas.

“El criterio que rige las propuestas para bautizar el barco pone el énfasis en las investigaciones científicas y medioambientales que llevará a cabo. Dado que esa denominación se refiere al hundimiento de navíos británicos, hemos decidido suprimirla del proceso”, confirmó a este diario una portavoz del Consejo de Investigación Ambiental (Nerc, en sus siglas inglesas), evitando referirse a Blas de Lezo expresamente por su nombre. El organismo promotor de la consulta popular (#NameourShip) ha encajado como una “ofensa” la exitosa inclusión en la lista de una figura también conocida como “Mediohombre” —era cojo, tuerto y manco— que al frente de solo seis barcos logró contener a la poderosa Armada inglesa en el siglo XVIII.

En realidad no ha sido ese episodio humillante para los británicos —sino su condición de “uno de los mejores navegantes en el mundo, que hizo una gran contribución a la investigación submarina británica”— lo que se destacaba en la candidatura de Blas de Lezo, presentada en la Red por Joaquín Andreu y que de inmediato captó un alud de adhesiones a través de las redes sociales, de Facebook, Twitter y, en primer lugar, la comunidad virtual ForoCoches. El nombre del navegante español, que llegó a alcanzar el segundo puesto, ya no figura en el listado de la consulta todavía abierta al voto hasta el próximo día 16. Su desenlace decidirá qué denominación exhibe finalmente un sofisticado buque rompehielos hoy en proceso de construcción en los astilleros de Merseyside (noroeste de Inglaterra), con 129 metros de eslora, un peso de 15.000 toneladas y un presupuesto de 255 millones de euros.

El nuevo filtro aplicado por el Nerc a la selección de aspirantes probablemente también acabe descabalgando de la liza a otras candidaturas tan curiosas como de una cantante que se hizo célebre por su participación en un concurso musical televisivo, Susan Boyle, la escocesa que causó furor entre los usuarios de Internet a raíz de su interpretación del tema I Dreamed a Dream. Pero lo que ha quedado claro es que ningún nombre puede irritar tanto en Reino Unido como Blas de Lezo.

Hace tres año, provocó gran polémica en Londres el desembarco de un gigantesco gallo azul —propuesta temporal del arte contemporáneo y todo un símbolo de la francofonía— en uno de los cuatro pedestales que flanquean la plaza de Trafalgar y, sobre todo, ante las mismas narices de la columna del almirante Nelson (héroe de la victoria naval frente a los galos). Pero bautizar una impresionante obra de ingeniería naval que portará el estandarte de la Union Jack (la bandera británica) entre las aguas y hielos de la Antártida y el Ártico significa palabras mayores. Por mucho que el gesto haya soliviantado a los internautas, el mando británico acaba de neutralizar cualquier posibilidad de que su barco, cuya botadura está prevista para 2019, luzca como emblema el recuerdo de uno de sus grandes fiascos militares en el mar.

Más información