Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Triunfo de Talavante en el mano a mano con Diego Urdiales en Arnedo

El rejoneador Andy Cartagena cortó dos orejas y salió a hombros en la matinal de las Fallas

Talavante da un pase con la muleta este sábado en Arnedo.
Talavante da un pase con la muleta este sábado en Arnedo. EFE

El diestro Alejandro Talavante cortó tres orejas y salió a hombros del mano a mano que mantuvo con Diego Urdiales, que se fue de vacío por culpa de la espada, en Arnedo (La Rioja).

Con casi lleno en los tendidos, se lidiaron toros de Domingo Hernández, bien presentados y de variado comportamiento.

Diego Urdiales: pinchazo y estocada ligeramente contraria (ovación tras aviso); dos pinchazos y estocada desprendida (silencio tras aviso); y estocada delantera al encuentro y siete descabellos (ovación tras aviso)

Alejandro Talavante: estocada trasera y baja (ovación); pinchazo y estocada (oreja); y estocada (dos orejas).

Urdiales expuso pronto sus credenciales con los lances a la verónica con el que recibió al toro que abrió plaza, al que se sacó a los medios con mucha torería. Lástima que no le acompañaran las fuerzas al toro, que se movió sin decir nada por el pitón derecho y protestó una barbaridad por el izquierdo.

El torero riojano anduvo voluntarioso en una faena que no llegó a romper nunca por la falta de entrega del astado, y en la que sólo pudo destacarse en una tanda a derechas ya en las postrimerías.

En el tercero volvió a gustar Urdiales con su toreo de capote. El toro, pronto y con fijeza, le permitió volver a exhibir su portentoso toreo sobre la mano izquierda. Encaje, temple y aroma en la interpretación, y todo en muy poco terreno. La pena fue que a la faena, como al toro, le faltó final y, sobre todo, mejor rúbrica en la suerte suprema, esfumándose así un posible trofeo.

Volvió Urdiales a bordar el toreo a la verónica con el quinto, al que instrumentó también un jaleado quite por chicuelinas. El toro, con muchos pies en el inicio de faena, permitió al riojano pegarle seis pases en redondo de mucho empaque. Y cuando aquello tomaba tintes triunfales, al echarse la franela a la izquierda, el toro empezó a defenderse y a rehuir la pelea. Ni siquiera pudo volver al pitón derecho, pues ya el animal había tirado la toalla. Tampoco anduvo fino Urdiales con el descabello.

Talavante encandiló también pronto al respetable con un variadísimo toreo capotero a su primero. Verónicas, chicuelinas y quite por tafalleras pusieron ambiente de frenesí, que continuó con un fabuloso inicio de faena de muleta, alternando naturales a pies juntos con cambiados por la espalda.

Acabó Talavante bajando la mano en tandas por uno y otro pitón de mucho calado. Final por ajustadas bernadinas y, cuando tenía el triunfo cantado, se le fue la mano con la espada, y todo quedó al final en una gran ovación.

Nuevamente inspirado y de lo más variado fue el toreo con el percal de Talavante al cuarto, al que inició faena con las rodillas en tierra. El toro, noble y con buen son, le permitió, ya de pie, torear con exquisito relajo en una faena en la que se le vio muy a gusto, y que le valió la primera oreja de la tarde.

Pero lo mejor llegaría al final. Después de quedar inédito con el capote, un principio de faena citando con el ‘cartucho de pescao’ y sin enmendarse ni un ápice puso al público en pie.

Fue bueno este último toro de corrida, y Talavante, pletórico de principio a fin, lo cuajó con una naturalidad y una despaciosidad extraordinarias. Destacaron los naturales, inmensos, de mano muy baja, y rematados siempre muy atrás. Gran estocada y dos orejas sin discusión.

Puerta grande para Andy Cartagena en la matinal de Fallas

El jinete Andy Cartagena salió a hombros, tras cortar sendas orejas, al final de la corrida de rejoneo de la feria de Fallas celebrada en la mañana del sábado, con más de tres cuartos de entrada.

Le acompañaron en el cartel Diego Ventura y la francesa Lea Vicens, que lidiaron seis toros de ganadería de Fermín Bohórquez, despuntados para rejones.

Andy Cartagena: rejonazo trasero contrario (oreja con petición de la segunda); rejonazo trasero contrario (oreja con petición de la segunda). Salió a hombros.

Diego Ventura: rejonazo trasero (ovación tras petición de oreja); pinchazo y rejonazo contrario bajo (ovación tras petición de oreja).

Lea Vicens: pinchazo y rejonazo trasero caído (vuelta el ruedo tras petición de oreja); rejonazo trasero caído y dos descabellos (vuelta al ruedo).

Sólo se cortaron dos orejas y sólo Cartagena salió a hombros en la matinal de rejones de las Fallas, un festejo en el que tradicionalmente se desborda la generosidad del público valenciano con los toreros.

Pero en esta ocasión fue el presidente quien elevó el listón y valoró con ecuanimidad los méritos de los rejoneadores para frenar el que, a tenor de las indiscriminadas peticiones del público, hubiera sido un derroche de trofeos no siempre justificados.

Triunfos de Marín y De Miranda en Almodóvar del Campo

Los novilleros Ginés Marín, que cortó tres orejas, y David de Miranda, que sumó dos, salieron a hombros en la novillada picada y pasada por agua celebrada en Almodóvar del Campo (Ciudad Real).

Con un tercio de entrada en tarde lluviosa, se lidiaron novillos de Dolores Rufino, poco ofensivos de pitones, nobles y faltos de casta en general, excepto quinto y sexto, que tuvieron más raza y calidad.

Ginés Marín, dos orejas y oreja.

David de Miranda, silencio y dos orejas.

Carlos Aranda, vuelta al ruedo y oreja.