Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ara Malikian, el violín trotamundos

El músico aspira a un Grammy latino por '15', el disco grabado en el Teatro Real

Antes de que Ara Malikian (Beirut, 1968) aspirase a un Grammy latino fue un extravagante concertino de la orquesta del Teatro Real. Tocó en el foso siete años. Desde que lo dejó se ha convertido en un fenómeno popular que arrastra tras de sí a legiones de niños que a su vez tiran de sus padres gracias a espectáculos como Las cuatro estaciones, donde el músico tímido se transforma en un saltimbanqui que se contorsiona y hace chanzas mientras suena Vivaldi. Malikian trata la música clásica sin reverencia y al violín como una guitarra eléctrica. Respeta a los pequeños como si fuesen mayores e invita a los adultos a volverse niños.

En los 15 años que lleva en España ha acentuado su inclinación por los caminos artísticos inciertos. Para festejar esta etapa, en 2014 ofreció un concierto en el Teatro Real. Recordó el foso y autoparodió sus comienzos. Hizo flamenco con Rafael Amargo, melodías con Lamari y Álvaro Urquijo y no se arrugó ante el extremoduro Iñaki Antón. Por la grabación de aquel concierto, largo, solidario e inclasificable, en el doble álbum 15 (BigStar Music y Picos&Ham Records) ha sido nominado a un Grammy latino. Lo de latino es una desconcertante categoría para un libanés de origen armenio, que vaga por Europa desde que era un joven aprendiz de violinista y que nunca se siente de paso aunque nunca se asiente del todo: “A veces la gente se empeña en catalogarte y ponerte etiquetas. Verdaderamente yo no me siento de ningún lado. No sé dónde estaré dentro de un año. No pienso en eso, ahora estoy bien aquí”.

Tras 15 años en España ha logrado la nacionalidad y un pasaporte que le facilita la vida. “Cuando viajas con un pasaporte libanés y un estuche de violín, la broma más frecuente que escuchas es la pregunta de si llevas un violín o un kalashnikov. He tenido que esforzarme para reirme toda la vida de esta broma”, cuenta durante una entrevista en el Teatro Real.

"Cuando estoy en el escenario solo pienso en transmitir"

El violinista Ara Malikian, en el Teatro Real.
El violinista Ara Malikian, en el Teatro Real.

Hubo un tiempo en que Malikian se sumergió en la atmósfera de la música clásica a la manera clásica. La dictadura de la perfección, el como debe de ser. “Hoy día lo que hago es para el público, no es ni para los programadores, ni para los compañeros ni para el manager, es para el público, que no pide la perfección ni quiere oír una obra tal y como se tocaba hace 300 años. El público paga una entrada para emocionarse. Cuando estoy en el escenario solo pienso en transmitir. La técnica la practico en casa”.

Después de tocar en cafés, pequeños pueblos, teatros medianos, circos, anuncios, programas televisivos y unas cuantas paradas más, Malikian ha acariciado la medida del éxito: puede elegir. “Un amigo me dice, aunque suene arrogante, que hoy en día el mundo de la música clásica me necesita más a mí que yo a ella”. El violinista prepara ahora un álbum en estudio con composiciones propias, que avanza a trompicones entre conciertos por medio mundo, tras el doble disco grabado en directo en el Teatro Real dedicado a su padre, fallecido pocos meses antes: “Todo lo que he podido hacer profesionalmente fue gracias a mi padre. Sin él no habría tocado el violín, ni se me habría ocurrido, tenía que obligarme a ensayar”.

Su muerte coincidió casi con el nacimiento del primer hijo de Malikian. Lo mejor y lo peor juntos, el revoltijo de la vida. Algo que el músico ha conocido desde sus primeros años en Líbano, cuando la guerra obligaba a los civiles a refugiarse en sótanos. Allí también, bajo las bombas, tocaba el violín.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información