Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sesenta años del mejor fotoperiodismo

Un libro resume por primera vez la historia de este oficio a través de sus grandes galardones

Presos en la cárcel de Pollsmoor, Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Ver fotogalería
Presos en la cárcel de Pollsmoor, Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Una imagen de un grupo de hombres cargando en sus brazos los féretros de dos niños pequeños, cuya inocencia contrasta las caras de rabia y desgracia es muy poderosa. Dentro del contexto de Gaza en 2012, cuando bombardeos israelíes mataron a 150 personas, la foto se convierte en una historia. El volumen The Gold Medals (Lunwerg) resume los últimos 60 años de la historia del fotoperiodismo a través de los cinco galardones más destacados en este oficio. Pobreza extrema, terrorismo, injusticia, enfermedades devastadoras y escenas de guerra no son los únicos temas que recoge, también se percibe una permanente búsqueda de la sensibilidad humana. En cualquier caso, resumir un libro de fotos es imposible, hay que verlo.

Entre 1955 y 2014 la fotografía ha cambiado radicalmente. Se democratizó a través del acceso a talleres fotográficos y el aumento de los fotógrafos tanto consagrados como jóvenes que se trasladan a zonas de conflicto. La digitalización también propició un cambio fundamental y a la hora de premiar las mejores fotos, los jurados tuvieron que alterar sus parámetros para confirmar la autenticidad de lo que tenían ante sus ojos.

Este libro homenajea a los ganadores de los grandes premios del fotoperiodismo: el World Press Photo, desde su nacimiento en 1955, afirma la función de esta disciplina como instrumento de conocimiento; el Robert Capa Gold Medal, premia al mejor reportaje que exija dotes de valor y audacia excepcionales; el galardón W. Eugene Smith Grant se concede a fotógrafos que demuestren un compromiso y dedicación en la documentación de la condición humana; Oskar Barnack Award es el nombre del reconocimiento otorgado a un reportaje de 10 o 12 imágenes centrado en la relación del hombre con el ambiente que lo rodea y, por último, Visa d’Or Feature Award, concedido en el festival Visa pour l’Image, en Perpiñán, Francia, selecciona reportajes gráficos tanto publicados como inéditos. Por primera vez, un libro reúne todas las imágenes ganadoras de los premios desde 1955. Agrupado por décadas, este permite examinar los diferentes estilos y acontecimientos de cada una.

Tres imágenes a tener en cuenta

La foto que tomó Michael Subotzky en la cárcel de Pollsmoor de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) ganó la medalla W. Eugene Smith en 2008. No sabemos si se inspiró en Los acuchilladores del parqué (1875) del pintor francés Gustave Caillebotte, pero su similitud llama mucho la atención. Subotzky, sudafricano de origen, centra su trabajo en su país y apunta a los centros penitenciarios y otras instituciones sociales, reflexionando sobre los establecimientos que administran la seguridad y el castigo en una sociedad. Aquí, la sabia composición nos permite entrar en el pasillo de la celda y trascender la posición de los presos.

Mads Nissen acaba de ganar el World Press Photo con una escena íntima de dos hombres en Rusia, donde desde 2013 se aprobó una ley prohibiendo la propaganda y el activismo de relaciones no tradicionales y legitimando la homofobia estatal. Nissen afronta la lucha por los derechos humanos y cuestiona la vida del amor prohibido en la Rusia contemporánea.

Haiti: la secuela. Puerto Principe, Haiti, 2010 ampliar foto
Haiti: la secuela. Puerto Principe, Haiti, 2010

Una foto en blanco y negro de las secuelas de un terremoto fue premiada el Oskar Barnack en 2011 por la forma en la que un marco reúne en un mismo instante tanta tragedia, tanto dolor. Jan Grarup cubrió para Time las consecuencias del desastre natural de Haití, el país más pobre de América, la hambruna, la corrupción, la pobreza y la catástrofe que estas implican.

El lado más amable de la vida

La comisaria y autora del libro, Elisabeth Biondi, antigua editora visual de The New Yorker, comenta: "No todas las imágenes premiadas muestran el lado oscuro de la vida, todos los años también se premian estampas que nos muestran un lado más amable de la vida". Para ella, el factor determinante para ganar un premio es la emoción que trasmite. Entre las imágenes más  "ligeras" esta una del reconocido fotógrafo de moda Jean Paul Goude de 1996 en la cual modelos de diferentes orígenes recrean una carrera sobre una pista de atletismo.

Roberto Koch, fotógrafo, director y fundador de la agencia Contrasto, describe el libro en el prólogo como "una especie de atlas histórico ilustrado (…), una ocasión para comprobar la manera cómo la documentación fotográfica ha cambiado a lo largo del tiempo". También es un homenaje a la figura del reportero gráfico, "cuya valentía y coraje nos han traído la realidad del mundo".

Los premios en The Gold Medals son importantes de cara a la fragilidad de la profesión del periodista gráfico, cuyo futuro financiero es incierto. Además de crear una mayor consciencia al público acerca del estado del mundo, brindan reconocimiento al trabajo de estos profesionales.

Más información