Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Compañía Nacional de Teatro Clásico vuelve a casa

El Teatro de la Comedia, sede oficial de la formación, reabre tras 13 años de parón

Nuevo aspecto del Teatro de la Comedia tras la finalización de sus obras. Ampliar foto
Nuevo aspecto del Teatro de la Comedia tras la finalización de sus obras.

En el 30 aniversario de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), la formación vuelve a su casa: el madrileño Teatro de la Comedia, que volverá a ser su sede oficial después de que en 2002 cerrara sus puertas para acometer unas obras de rehabilitación que, después de numerosos vaivenes, por fin está concluida. "Yo no conozco el teatro, me resbalo cuando entro por muchos sitios", comentaba ayer, medio en broma y medio en serio, la directora de la CNTC, Helena Pimenta, en el teatro de la calle del Príncipe durante la presentación de la nueva temporada, que arrancará el próximo 16 de octubre con una versión dirigida por ella misma de El alcalde de Zalamea, de Calderón de la Barca. El evento, salpicado de actuaciones, sirvió tanto para presentar las obras que se estarán en cartel en los próximos meses como para devolver de forma simbólica la CNTC a su legítimo hogar después de refugiarse durante años en el Teatro Pavón.

A la presentación de la temporada 2015/2016, que incluye títulos como La vida es sueño (también de Calderón), Hamlet (de Shakespeare) y Celestina (de Fernando de Rojas), acudió también la directora del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), Montserrat Iglesias, que adelantó que, en esta nueva etapa, habrá "invitaciones a compañías de referencia y coproducciones, que, sin duda", opinó, "van a aumentar la diversidad y la calidad de este teatro y que brindan una oferta muy sólida e internacional".

Un ejemplo de esa apertura es la invitación a la compañía Teatro Paraíso a hacerse cargo del ciclo Mi primer clásico, un proyecto que la CNTC alumbró hace cuatro temporadas para que los niños se familiaricen con las grandes obras teatrales. Teatro Paraíso, que en 2012 ganó el Premio Nacional de las Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud, presentará en diciembre un Pulgarcito dirigido por Iñaki Rikarte. La coordinadora general de la compañía, Pilar López, aportó el toque político y reivindicativo al acto de presentación al comparar la obra con la crisis migratoria europea. "Pulgarcito es un ser diminuto que representa a todos esos niños y niñas que en circunstancias muy difíciles, como las de este mismo instante, vienen exiliados y están atravesando este bosque oscuro y difícil que es nuestra Europa", comentó durante su intervención. "Pulgarcito es la esencia de esos niños: es este héroe resiliente que, en la adversidad más absoluta, encuentra una manera [de salir adelante] y que, con su astucia y su capacidad, logra salvar a sus hermanos cuando sus padres los abandonan en el bosque".

La oferta internacional a la que hizo referencia la directora del INAEM se cristalizará, en la temporada que arranca, en una colaboración simbiótica con el Teatro Nacional de Burdeos de Aquitania. El proyecto, que parte de "la necesidad de abrir la CNTC a otras geografías y a otras lenguas", apuntó Helena Pimenta, implica que la compañía francesa presentará Lorenzaccio (de Alfred de Musset) en el Teatro de la Comedia en junio del año que viene y que la CNTC llevará a Burdeos su versión de La vida es sueño, que dirige Pimenta, en febrero.